viernes, 23 de febrero de 2007

Los Bancos de Sangre de Cordón Umbilical

Aclarando ideas

Me imagino que a bastantes médicos de familia les habrán preguntado sus pacientes embarazadas acerca del interés de pagar dinero por conservar las células de cordón umbilical de sus bebés próximos a nacer.
En las canastillas comerciales que se entregan en las consultas de las matronas de los Centros de Salud a las embarazadas, se encuentra la publicidad de cierta empresa dedicada a la conservación de las células de cordón umbilical. Esta práctica de propaganda pura y dura realizada en un centro público me ha llamado siempre la atención. ¿Quién autoriza y cobra por este "servicio"?
La creación de un gran negocio de bancos privados de células de cordón umbilical con el miedo futuro a que nuestros hijos necesiten un trasplante autólogo por una enfermedad hematológica, inmunológica u oncológica, ha tenido un gran debate en los medios de comunicación, destapado por el hecho de que la familia real tenga las células de cordón umbilical en un "banco privado" de Texas (EEUU). La Comunidad de Madrid, sin mucho debate, ha autorizado la creación de bancos privados, sin existir una alternativa eficaz en el sistema público.

Pero, ¿y el aspecto científico? ¿es útil esta conservación? ¿es mejor los bancos públicos?

Diversos especialistas han ido divulgando, con poca repercusión mediática, que la existencia de bancos públicos grandes es la mejor opción futura.
Afortunadamente podemos leer una información condensada en el número de Enero de Pediatrics: Cord Blood Banking for Potential Future Transplantation. (disponible a texto completo).

Las células de cordón umbilical sirven para tratar un amplio número de enfermedades. Más de 5500 trasplantes de células de cordón de donantes no relacionados se han realizado para tratar neoplasias, aplasia medular, hemoglobinopatías, inmunodeficiencias y errores congénitos del metabolismo. Las células de cordón pueden ser superiores a las células de médula ósea debido a su mayor disponibilidad y a un riesgo menor de enfermedad por rechazo injerto-huésped. Sin embargo, el trasplante autólogo tiene una utilidad en el tratamiento de enfermedades como la leucemia por la posibilidad de que existan rasgo genéticos de cáncer en la muestra de sangre destinada a trasplante.

Los puntos clave de las recomendaciones son:

- Animar a los padres a donar a los bancos públicos de células de cordón umbilical para que puedan ser útiles a alguien en el futuro.

- No se recomienda almacenar células de cordón umbilical en un banco privado como "un seguro biológico" para el posterior uso personal o familiar ya que no hay evidencia científica que apoye su beneficio con propósitos médicos regenerativos. Se estima que la posibilidad de que un niño necesite sus propias células de cordón umbilical en un futuro varía de 1:1000 a 1:200.000

- Las células de cordón deberían ser recogidas por una institución que cuente con un protocolo revisado y aprobado por las autoridades.

- Si un niño que ha donado sus células de cordón desarrolla en el futuro un problema genético, inmunológico o neoplásico, se debe notificar al banco celular para evitar su uso en un trasplante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada