viernes, 12 de septiembre de 2008

Ser calvo no aumenta el riesgo de infarto de miocardio

Dos investigadores calvos y dos con pelo nos aportan un interesante estudio para los que estamos escasos del capilar elemento en nuestras cabezas.



Eyal Shahar; Gerardo Heiss; Wayne D. Rosamond y Moyses Szklo han tenido la
excelente idea de valorar la influencia de la calvicie en tan amenazadora enfermedad. El artículo se llama: Baldness and Myocardial Infarction in Men: The Atheroesclerosis Risk in Comunities Study. Am J Epidemiol. 2008;167(6):676-683. Según nos cuentan en la introducción, la pertenencia al club de los calvos de vértex puede ser un marcador subrrogado de actividad androgénica y por lo tanto de arterioesclerosis coronaria ¿?:
Because hair loss may be a surrogate measure of androgenic activity -- possibly a determinant of coronary atherosclerosis -- several studies have explored the presence and magnitude of an association between male pattern baldness and myocardial infarction (MI). In particular, vertex baldness, but not frontal baldness alone, was strongly associated with incident MI in a large, hospital-based, case-control study.
Evaluaron la posible asociación en una muestra de 5,056 hombres entre 52-75 años, de los cuales 767 tenían historia de infarto de miocardio. Estos pacientes provenían del Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) Study (1987-1998). Afortunadamente, los resultados sugieren que el patrón de calvicie masculino no es una medida subrrogada de ser un factor de riesgo importante para el infarto de miocardio o la arterioesclerosis asintomática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada