martes, 1 de septiembre de 2009

Lesiones de otro tiempo

Una niña, en plena Guerra Civil, sobrevivió a una otitis supurativa complicada gracias a la pericia de unos médicos y a unas enfermeras, que como ella misma dice, me cuidaron durante mucho tiempo y evitaron que me muriera. Una experiencia así no se olvida aunque pase mucho tiempo, a pesar de tener un orificio de casi 2,5cm de profundidad en su cabeza. Durante toda su vida no le dió ningún problema, acudió a mí porque supuraba y le picaba. Afortunadamente con limpieza y antibióticos tópicos, la infección del conducto se ha curado sin problemas.
Impresiona ver estas lesiones secundarias a unas cirugías realizadas en la época pre-antibiótica y que han permitido vivir sana a una niña toda la vida.
Podéis leer un artículo de 1902 sobre este tema aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada