viernes, 22 de enero de 2010

Lecciones para gestores sanitarios. Contando pastillas para saber las cajas que se necesitan.

Las razones para que un fabricante de medicamentos haga un envase de 20, 24, 28, 30, 50, 56 o 60 comprimidos o capsulas por envase me han sido desconocidas desde siempre. Habrá poderosas razones de farmacoeconomía que avala la sesuda y razonada decisión de preparar envases con mayor o menor contenido de fármaco, excluidos los gigantescos envases clínicos hospitalarios de 500 unidades. Pero esta realidad, inamovible al paso del tiempo y las reformas sociales (igual que el Gobierno actual perpetuando el modelo franquista de receta médica: un envase-una receta) supone una pérdida de tiempo y energía para calcular el consumo habitual de un paciente crónico.
Veamos con un ejemplo para la compresión de mis lectores que no pasan consulta todos los días y no sufren estas cosas. La pauta del paciente, excluyendo el Sintrom, es regular y estable y suelo darle medicación para 2 meses, aunque venga a control de anticoagulación antes. Si le doy dos envases de los antihipertensivos y la estatina son 56 días (2 meses normales son 61), me quedo con 5 menos de lo necesario. Si le doy 2 de Metformina, tiene para 50 días y me faltan para 11 días. El atenolol le dura 4 meses el envase. Si el Sintrom se cambia mucho, le puede durar entre 20 o 60 días. Haga lo que haga siempre sobrará o faltará.
Todo esto implica visitas burocráticas, tiempo y energía parar conseguir que el paciente no venga a la consulta "a por recetas".
Si el modelo de receta médica fuera la hoja que el paciente lleva impresa con la pauta a seguir y el tiempo de duración (parecido a la receta electrónica que a Madrid no llegará porque no es prioritario para nuestro gestores autonómicos), ¡cuánto tiempo se ahorraría!
Y pasan los años... y nada cambia....

Para gestores que viajan poco o no les invitan a las reuniones de la Presidencia Española de la Unión Europea, el modelo británico y portugués. Y la francesa, gracias a Armando.


















19 comentarios:

  1. Ese tema preocupa bastante a los usuarios de la Sanidad que, quien más quien menos, "somos todos". Oí una vez las cifras de los medicamentos que se echan en los recipientes que hay en las farmacias para recoger medicamentos caducados, etcétera, y me quedé de pasta de boniato. Y eso que seguramente mucha gente tiene sus botiquines con restos de serie.
    Por lo que he creído entender, en Portugal y Reino Unido, la prescripción es la que manda en la "presentación", como si los medicamentos se administraran a granel y no en presentaciones ajenas a la realidad.

    Veo hoy, no sé si estaba anteayer, las normas para ponerse un supositorio. Pero yo al tema no le daría muchas... vueltas, puesto que vamos bien y piensa que hubo un tiempo en que la gente los chupaba, con perdón.

    Saludos de una admiradora.

    ResponderEliminar
  2. Como farmacéutico veo ese problema a diario. Y lamento que muchas veces es el farmacéutico el que acaba adelantando un fármaco (algo totalmente ilegal) al paciente porque el médico no les da cita hasta los dos meses naturales (por no hablar del dichoso ordenador de los médicos, que eso debe de ser más difícil que pilotar una nave espacial de los años 70), y no a los 56 días o menos, que es cuando se les termina uno de los medicamentos. Yo desde luego vería como algo básico que todos los envases fueran del mismo número de comprimidos. Me es igual que sean de 28, de 30, de 20 o de 10.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios. Este problema lo compartimos todos menos los que tienen que tomar la decisión de cambiarlo.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Aaoiue. He recibido varios mensajes aclarándome que en la foto de la cabecera se sujeta el supositorio al revés de cómo se introduce correctamente. Ya lo sabía e hice la foto adrede para incordiar, es decir, para que no entrase bien... Por si acaso alguien se molesta, he puesto la forma correcta. Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  5. Mezclas 2 cosas distintas : empiezas hablando del tamaño de envase y terminas arrimando el ascua a tu sardina (la receta multiprescripción), poniendo como ejemplo UK donde se suministran a las farmacias a granel
    Estamos en España, y la receta en papel sirve para 2 cosas que no pueden desvincularse : acceso gratis del paciente al tratamiento y facturar a un tercero (administración) lo que se despacha.
    No se puede jugar a 2 barajas con estas cosas

    ResponderEliminar
  6. Estimado anónimo. Las dos cosas están relacionadas. Vuelve a leerlo. Si la receta determina un tratamiento y un tiempo de duración del mismo, la cantidad de unidades que contenga el envase es irrelevante, será un problema para el fabricante y el farmacéutico no para el médico. El copago o la gratuidad no van unidas al modelo de receta, dado que en otros países como UK, hay también recetas gratis y el modelo de receta no se parece al nuestro. Sinceramente, actualmente nosotros hacemos el modelo de facturación en forma de receta para que los farmacéuticos y la administración lo tengan fácil y estamos hartos, por las razones más que comentadas. Y como estamos en España, lo queremos cambiar. Veo que a algunos anónimos no les apetece que se cambie el que te toque siempre comerse la sardina chamuscada.

    ResponderEliminar
  7. Vicente, mencionas al final el tema de que para los farmacéuticos es más cómodo el modelo español. No tengas la menor duda. Y no la tengas tampoco de que muchos desearíamos poder abrir los envases y manipularlos, y ganar más de un 27% del pvp, y de que no existiera el límite de margen, y... a lo que voy, hay miles de trabas para poder hacer la dispensación unitaria en España, mucho papeleo, personal, lentitud en la dispensación (aguanta tú a los ancianos que no son capaces de esperar a que quites los cupones precinto...)
    Hasta lo que sé del tema del número de comprimidos por envase tiene que ver con la maquinaria de la industria.

    Por último hay una cosa que no me cuadra. NO creo que tenga que ver en la mayoría de los casos los envases de 30, o el número que sea, con lo que se recoge en el sigre. Me explico. Veo cajas y cajsa de medicamentos intactos en el sigre: muerte del paciente o cambio de tratamiento. Y entonces te das cuenta de que la gente tiene más de 4 o 5 cajas intactas. En este ejemplo da igual el número de comprimidos por envase. Únicamente tiene su razón de ser para tratamientos puntuales (y ahí apoyo firmente la dispensación unitaria de dosis)

    ResponderEliminar
  8. Entiendo las dificultades que también tenéis en la oficina de farmacia. El problema es que el punto de vista del médico y de su trabajo no ha contado para nada en este modelo. Y vamos a presionar todo lo que podamos para que esté más cerca de lo que nosotros consideramos. El modelo de receta provoca despilfarro. Si damos varios recetas para que no se colapsen las consultas y luego el tratamiento cambia, es un despilfarro, íntimamente ligado al modelo una receta: una caja. Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar
  9. POR no hablar de cuando vas a casa de un paciente y ves media docena de cajas de Enalapril 20 mg. qu e l paciente recoje en farmacia y después no toma por que no le da la gana y va almacenando. Y tú rompiéndote la cabeza de por que no se le controla la T.A. y lo mismo con la diabetes, colesterol, etc.
    ¿Cuánto de lo que recetamos es tomado por el paciente?

    ResponderEliminar
  10. Envío a Vicente una receta francesa de larga duración para que la cuelgue junto con la inglesa y la portuguesa. Spain is different, se decía hace 40 años, cuando Fraga era ministro de información y turismo.

    ResponderEliminar
  11. http://www.elpais.com/articulo/pais/vasco/Sanidad/pretende/implantar/receta/electronica/toda/Euskadi/2011/elpepiesppvs/20090615elpvas_2/Tes

    Este enlace es a la solución de la receta electrónica del Pais Vasco.
    Creo que no es necesario una receta con multitud de prescripciones..
    Esta se puede hacer en un chip de una tarjeta sanitaria, indicando tto. y validez hasta la proxima revisión.
    Durante este periodo en la farmacia le entregan las recetas.y cuando se acaba el "crédito" le indican que la proxima vez acuda a consulta del médico para renovar el tto, que es cuando se reevalua el tratamiento por nuestsra parte..
    Se ahorra entre otra cosas papel, y sobre todo visitas inútiles tanto para el enfermero, para el médico y para el propio paciente.
    ¿Funciona esto ya?

    ResponderEliminar
  12. Esto es lo que necesitamos y que en varias comunidades está ya aplicándose. Por lo que me toca, en Madrid ni se sabe ni se la espera....

    ResponderEliminar
  13. Buenos días,
    en Catalunya ya funciona el sistema de receta electrònica ( RECAT) y soluciona el problema descrito.
    Desconozco si los farmacéuticos tienen algún problema con la fechas de dispenación pero a lo que al medico de família se refiere , se nos terminó este problema.

    Saludos,

    Ester

    ResponderEliminar
  14. ¿Por qué hay tanto miedo a la dispensación personalizada? No tiene nada que ver con el 'despacho a granel' sino con el manejo profesional del paciente.
    ¡Hombre!, es más cansado que cortar un precinto pero es más útil. Observad cómo se trabaja en los servicios de farmacia de cualquier hospital y comparad el trabajo.

    ResponderEliminar
  15. Totalmente de acuerdo con la dispensación personalizada

    ResponderEliminar
  16. En Andalucía, más de la mitad de las prescripciones se realizan ya en receta electrónica. Funciona como habéis descrito en otros entornos: el médico prescribe para un tiempo y el paciente va a la farmacia cuando lo necesita, hasta que el crédito se agota o se cumple el periodo de tratamiento fijado por el médico. Evita burocracia, sin duda; aunque a la vez, hace necesario pactar con el paciente el procedimiento para su seguimiento (cumplimiento terapéutico, monitorización de objetivos terapéuticos, posibles efectos secundarios), ya que el paciente no vendrá a la consulta "a por recetas". En la bibliografía se describe que el cumplimiento de gran parte de los tratamientos crónicos, es de alrederdor del 50%... En estos últimos meses se empieza a extender el sistema a las consultas externas de hospital: el especialista podrá hacer la prescripción electrónica, igualmente, y con ello evitar, así, derivar al paciente al médico de familia sólo para "las recetas". Aunque el MF seguirá siendo su referente para los posibles problemas con la nueva prescripción, dada su mayor accesibilidad. Tal como lo es ahora. De nuevo, veremos como se desarrolla una nueva relación entre profesionales y pacientes. El sistema permite identificar quién inició cada prescripción... Un saludo, Teresa.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta ese diseño.
    Gracias Teresa

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que no existe un sistema perfecto. Una cosa es la forma de prescripción y otra el cumplimiento terapéutico y la noción de que los medicamentos no son "gratis". Desde mi punto de vista de enfermera que controla las CLT de enfermos crónicos, la receta electrónica sería mucho más cómoda, pero no sé si se puede perder algo en cuanto a control, supervisión de qué medicamentos "sobran" y "faltan" (siempre falta orfidal, pese a tener 50 y sobran las de la tensión), revisión de los botiquines domésticos etc. ¿estará previsto evaluar o comparar distintas formas de abordar el problema de las CLT?

    ResponderEliminar
  19. El sistema tiene sus ventajas, desde luego, en los sitios donde está implantado.
    ALgunos fallos: a los usuarios no se les explica bien cómo funciona el sistema, la dispensación en la farmacia (ancianos...); si tuviéramos MÁS TIEMPO, otro gallo cantaría. Otra cosa: algunos farmacéuticos me temo (tengo dudas razonables) que se tán lucrando a base de cometer fraude con los medicamentos de ancianos en receta electrónica: no se los dispensan pero los retiran de su almacén y registran como que se lo han despachado. Es necesaria una auditoría (al menos al azar) en farmacias de Andalucía para pillar a los delincuentes.

    ResponderEliminar