lunes, 7 de febrero de 2011

Pobres putas...

¡Atención, en este texto no hablo de los sanitarios ni de las sanitarias! Ni de enfermedades venéreas, ni voy a hacer comparaciones baratas entre las mujeres que venden su cuerpo al salido, solitario, felizmentecasado, aburrido de la segunda-tercera edad, jovencillo que prefiere pagar por un polvo, adictoalsexo o cualquier otra definición que se le pueda dar al usuario de la prostitución, mal llamadas trabajadoras del sexo, y los trabajadores de la salud, incluidos los cachitólogos del sexo: ginecólogos y ginecólogas y urólogos y urólogas. Punto y aparte.

Hablo de las putas de verdad, las que están en las frías, calurosas y templadas calles de nuestras ciudades, polígonos industriales, arrabales miserables o barrios de postín. De esas que necesitan recaudar a base de polvos, mamadas o pajas el sustento de sus mafias, proxenetas de todo origen, o simplemente la mera subsistencia de ellas y sus familias. Siempre perseguidas y siempre buscadas por 1 de cada 4 hombres españoles que reconocen haber estado alguna vez con una prostituta. Es decir, haber pagado por un fugaz y simple orgasmo de 4 segundos de duración. Espero que la melancolía sea lo que sienten después, siguiendo la estela del Postorgasmic Illness Syndrome.
Un Ayuntamiento las pone multas que nunca pagarán y el concejal del ramo promete echarlas de allí. Pero nadie dice nada al cliente, ya se sabe que en los pueblos todo el mundo se conoce, a ver si el policía municipal en el desempeño de sus funciones va a multar a alguien...conocido. 
Latinoamericanas, eslavas, rumanas, senegalesas, el muestrario de la belleza y de la miseria global viene a satisfacer las necesidades del macho patrio. Y cada una de ellas, está hecha de la misma materia y carne que nosotros, de las mismas ilusiones, de las mismas decepciones, sienten asco por lo mismo que nosotros y tienen padres, y muchas, hijos, igual que nosotros. Pero son carne de cañón del sexo de consumo y de la esclavitud de las democráticas y llenas de estado del bienestar, sociedades occidentales. 

11 comentarios:

  1. ¿O cuál es más de culpar,
    aunque cualquiera mal haga:
    la que peca por la paga
    o el que paga por pecar?

    Como decía Sor Juana Inés del Cruz

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha parecido algo tristísimo. Lo defines muy bien y así yo lo siento, pero claro siendo mujer quizás es más dificil de comprender. En todo caso es más justificable lo de "ellas" ya que lo hacen por dinero. Pero jamás comprenderé porqué un hombre no se satisface por si mismo y qué plus encuentra en "yacer" con una mujer que a veces ni tan siquiera le gusta y que sabe que está forzada a aguantar sus babeos. Creo que algunos en su alta vanidad se deben de pensar que a ellas les gusta y así se reconfortan mejor. No sé , hay tantas cosas incomprensibles...

    ResponderEliminar
  3. Interesante artículo Vicente, interesante comentario Rafa.
    http://raimundogarciamartin.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Cuidemos, pues, de las pobres putas pobres, que las ricas ya se cuidan ellas mismas.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo, honestamente salvo por lo "mal visto" que está y, la cantidad de connotaciones negativas que le hemos puesto, no se yo si no me resulta más desagradable lo de rajar a alguien y meter dentro las manos, o hacer autopsias, o .... a mi me parece que es un trabajo, que no me gustaría hacer, pero que no le veo más inconvenientes que lo anteriormente escrito y alguna cosa más.
    Me parece que vivimos en sociedades de un cinismo y una hipocresia que llama la atención.
    Como dice saname, cuidemos de ellas, para mi que son un bien social de grandes dimensiones.

    ResponderEliminar
  6. Un peluquero, un fisioterapeuta o un masajista cobran por aplicar sus manos sobre una persona. ¿Acaso masajear un pene no es un trabajo similar? También se hace por placer. solo que el pene, está unido a la reproducción, a un placer extremo que unimos a la pasión que acompaña el amor, y a muchos mitos románticos o no. ¿Qué diferencia hay entre trabajar con las manos, la boca o la vagina? Es un trabajo también. ¿Acaso ginecólogos, urólogos y enfermeras no trabajan también con sus manos en las mismas partes del cuerpo?
    ¿No es el placer también parte de la salud?

    Depression, mood, stress, and Th1/Th2 immune balance in primary breast cancer patients undergoing classical massage therapy.
    Krohn M, Listing M, Tjahjono G, Reisshauer A, Peters E, Klapp BF, Rauchfuss M.


    Muchos trabajos científicos relacionan el masaje con alivio de la depresión y la ansiedad. Ninguno se ha atrevido a hacerlo con una buena mamada. Estoy segura de que también funciona. ¿Cuantos suicidios no habrán evitado las putas?
    Para no caer en el abismo, el mejor remedio es el fornicio.

    La que dejó el MIR para ganar más dienro haciendo otra cosa.

    ResponderEliminar
  7. Muchas prostitutas se quedarían sin trabajo si la educación que recibimos y en especial la eduación que muchas mujeres han recibido sobre sexualidad (nula o tan solo la relacionada con la maternidad y la mirada bajo un prisma de moral cristiana) no fuera tan pobre. Son mujeres que sin saberlo están insatisfechas. Muchas piensan que el orgasmo es un mito y no se han atrevido a tocar su clítoris. Sus maridos nunca han encontrado la satisfacción con ellas porque tienen una sexualidad centrada en el hombre, y por eso recurren a protitutas que satisfacen esos deseos.
    Muchas mujeres siguen sintiendose culpables si son algo más liberales que lo que sus madres les inclucaron. Muchas mujeres siguen considerando lobas, zorras o guarras a sus compañeras que se atreven a hacer lo que ellas desarían pero temen (muchas veces por el qué dirán) ((No hace falta haber visto mucho Gran Hermano para saber esto)).

    La propia sociedad alecciona sobre la prostitución desde el primer momento en que una chica no paga en una discoteca y recibe invitaciones de chicos, que si han pagado por entrar. (¿es así como deben ser las cosas?: sexo por una manzana como los bonobos).

    En el otro extremo, resulta que la pornografía y el cine, nos han vendido una sexualidad un poco excesiva y la idea de que hay que hacerlo mucho y por cualquier pretesto sin apenas seducción previa.

    Nos han impuesto un dios que no hace el amor y que está solo. Y nos han vendido la idea de que todo se puede comprar.

    ResponderEliminar
  8. Siempre se ha dicho que esta "es la profesión más antigua", y me parece muy bien que en una sociedad como la nuestra se reflexione sobre ella, pues está muy presente en la misma, y me gustaría compartir con vosotros una pregunta que me hago: Actualmente se ha desarrollado una importante campaña de concienciación en contra del MALTRATO a la mujer, ¿Y estas mujeres sufren también de ese maltrato, y todos miramos hacia otro lado? Saquemos TARJETA ROJA a todos los responsables de esta "profesión" y no escurramos el bulto.

    ResponderEliminar
  9. lamento discrepar de un titular, quizá muy periodístico, pero en mi opinión muy desafortunado en muchos y distintos aspectos: social, religioso, económico y cultural, al menos. En mi opinión, además, es un análisis machista y paternal del conflicto que, como algún comentario ya ha observado, se soporta en muchas acciones cotidianas con las que convivimos y fomentamos de forma consciente. En todo caso, cada cual que se limpie su caca. La cuestión es cómo nos afecta ésto en la consulta y si estamos en condiciones de atender a todos con el debido respeto. Y éso, estoy seguro, que todos los que usamos algo de nuestro tiempo en "estas cosas" forma parte de nuestra misión. Salud para todos en el portal de Belén.

    ResponderEliminar
  10. Estimada Manita: Lamento discrepar de la valoración que haces. Por más que busco en mi texto, no veo lo machista ni lo paternal por ningún lado. Y la mierda social, la limpiamos entre todos, la particular, cada uno la suya y lavándose las manos después.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  11. Hmm, el siempre interesante y dificilmente resolvible tema de la prostitución.
    Mas alla de las acaloradas discusiones de cafe (y de los comentarios de blogs), tanto el parlamento holandés como el sueco han estudiado el tema con seriedad. Crearon comisiones al efecto, contaron con al opinion de todos los implicados y especialistas en el tema y dedicaron mucho tiempo y debate antes de madurar una ley. Y llegaron a conclusiones radicalmente opuestas: hoy la prostitucion en Holanda es un trabajo como otro cualquiera, regulado y con sus controles sanitarios, fiscales, etc.
    En Suecia, en cambio, se considera una forma de violencia de genero en el que el cliente es un delincuente perseguido y penado.
    Yo cuanto mas leo sobre el tema, menso claro lo tengo. Huyamos de las posiciones maximalistas

    ResponderEliminar