domingo, 4 de noviembre de 2012

Reacciones al documental Seis Minutos

Los que hemos trabajado en la génesis del documental Seis Minutos hemos realizado un gran esfuerzo en tiempo e ilusión para sacar adelante este proyecto desinteresado que sirva de altavoz del trabajo y de las necesidades de los médicos de familia. Médicos veteranos, como yo mismo, y médicos jóvenes con ganas de trabajar mejorando nuestra profesión y su lugar en el sistema sanitario, nos unimos para dar voz a los más de 40.000 médicos de familia que trabajan en España. Nuestro trabajo se ubica en una organización sanitaria que diferencia dos mundos separados estructural y organizativamente: la atención primaria con sus especialistas en Medicina de Familia -cuya formación tiene la misma duración que la mayoría del resto de especialidades médicas- y la atención especializada, con sus especialistas que desarrollan fundamentalmente su labor en el hospital. Defectos de diseño y de organización han creado reticencias mutuas y desencuentros.  Y a pesar de lo mucho que hemos avanzado en cambiar esa situación, todavía queda mucho por hacer.
Personas a las que respeto y considero bienintencionadas como un otorrino @emilienko, un cirujano @juliomayol o un reumatólogo @JoseCamposMD han manifestado de forma más o menos vehemente su disconformidad con ciertas palabras cuando se habla de los especialistas hospitalarios. 
Los que hemos participado en la creación del documental como responsables de su contenido no hemos apreciado en ningún momento que se dijera algo injurioso. Obviamente, lo estamos viendo desde nuestra perspectiva y puede ser una visión sesgada. Volviendo a ver el contenido a la búsqueda de las palabras ofensivas, sigo sin encontrarlas pero entiendo que alguna expresión haya generado las molestias.
La palabra "peligroso", e incluso "ultrapeligroso" que dice Juan Gérvas en un corte, no puede ni debe interpretarse como una ofensa. Ni es su intención, ni va incluido en un argumento injurioso. Reivindicar nuestro papel global en la atención del paciente, demandando a los especialistas de forma puntual su intervención y colaboración es el modelo adecuado que todos debíamos comprender y defender. Derivar al cirujano el cáncer de colon diagnosticado, la disfonía persistente al ORL y la sospecha de enfermedad inflamatoria articular al reumatólogo requiere de unas condiciones de trabajo, de tiempo y de estructura sanitaria y presupuestaria adecuada. Y no hacerlo así y bien es más caro y peligroso para el paciente. Y eso es lo que estamos definiendo y reivindicando, ante las autoridades sanitarias, ante otros médicos y ante la sociedad. Cuando hablamos de las características del médico de familia estamos definiendo nuestras características, ideales por supuesto. Estamos diciendo lo que nos gusta y nos gustaría ser, y que nos dejen serlo. Hablamos bien de nosotros mismos, por supuesto.
Compañeros en general, y Julio, José y Emilio en particular, defendemos nuestro espacio y nuestra definición y no va contra vosotros cuando criticamos los presupuestos hospitalarios, la histórica asimetría del reparto de tareas burocráticas o la carga de trabajo sin fin de nuestras consultas donde no puede haber lista de espera. Reivindicamos nuestro papel en la organización sanitaria y que todos podamos hacer mejor nuestro trabajo. 

18 comentarios:

  1. Bueno, los pobres pediatras también existimos.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el documental , me ha parecido excelente tanto por su forma como por su contenido . Estoy de acuerdo con la visión que allí se plantea de cual debe ser el papel de vuestra especialidad y de las mínimas condiciones necesarias para poder cumplirlo. Me pareció genial el símil que utiliza J Gervás y en absoluto creo que sea injurioso para los otros especialistas . Yo también creo que es papel fundamental del médico de familia resolver la inmensa mayoría de los problemas de salud y derivar a otros especialista sólo los casos complejos . Yo también creo que es "ultracaro" y "ultrapeligroso" que alguien sea diagnosticado y tratado en el nivel que no corresponde a su patología . Un abrazo . Luis Fernández Ollero . Radiólogo,

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón. Algo parecido digo yo en mi blog hoy.
    No hay insulto ni menosprecio, hay realidad y explicación
    Gracias a todos

    ResponderEliminar
  4. El video es potente,nos interpreta tambien a los médicos chilenos
    Si algunos se molestan,es porque pisa callos ,eso es un buena señal

    ResponderEliminar
  5. Me permito comentar aquí porque los 140 caracteres de Twitter resultan escasos para una charlatana como yo.
    Los tres capítulos que componen el documental 6 minutos no son en absoluto ofensivos para nadie, a mi entender. Que la Atención Primaria es más eficiente es una realidad objetivada por cifras; y que con más presupuesto lo seríamos aún más, es una afirmación que creo que nos podemos permitir sin que nadie salga herido.
    Que la Atención Hospitalaria es más peligrosa también es una realidad. Si no les gusta la palabra a los especialistas hospitalarios, léase Yatrogenia. En el hospital las pruebas, los tratamientos son más invasivos por definición, puesto que requieren de los medios hospitalarios. En Atención Primaria no usamos contrastes, ni metemos tubos a los pacientes por sus orificios naturales o creados, ni operamos a nadie. No radiamos tan libremente. Si no fuera así, se harían en Atención Primaria y no serían actividades hospitalarias.
    Ahora viene la parte de mi comentario en la que los especialistas hospitalarios pueden sentirse ofendidos, por lo que aconsejo parar aquí a los corazones sensibles. El Especialista Hospitalario, de forma genérica, y salvo contadas y honrosas excepciones individuales, tiene una visión parcial e incompleta del paciente. No es algo que hagan a propósito o por dejadez, creo, sino que es inherente a sus especialización.
    Vayan como ejemplo dos recuerdos:
    1.- termino la carrera. Una amiga de mi madre me dice:" y ahora, ¿vas a ser cabecera o a tener una especialidad?". La población, tanto como la comunidad médica, debe saber que somos especialistas. En personas.
    2.- conversación en cafetería de hospital: "¿qué tienes hoy?" "un colon, un tiroides y antes una pendi de anoche". "Tienen" sus órganos, no pacientes.
    Yo he trabajado en hospital casi tanto como en Atención Primaria. He pautado insulina para cirujanos, he quitado AINEs a pacientes de traumatólogos que no tuvieron en cuenta la Hipertensión Arterial ni la función renal. En la consulta de Preanestesia no le puedes decir a un paciente que se va a operar de cataratas que se lea en consentimiento informado: ¡se va a operar porque no ve bien! Y un abrazo a una señora con un aborto en curso le ahorra tomar algunos ansiolíticos. Así veo yo la Atención al paciente. Cuando los especialistas hospitalarios se acerquen a algo parecido, tal vez no se sientan tan ofendidos porque los médicos de familia reclamemos más medios para nuestra forma de entender la Medicina. El documental a mi entender es sobre nosotros, no sobre ellos ni contra ellos. Sentirse ofendidos es 50% egocentrismo y 50% pánico profesional: un buen médico de familia con medios suficientes necesita de cada vez menos especialistas hospitalarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vicente por tu explicación, creo que sé bien lo que reivindicais, pero siento seguir objetando la forma. Respondo también aquí porque parece que con los 140 caracteres no termina de entenderse lo que digo...
      En primer lugar, lo que hice y sigo haciendo es felicitar a mis compañeros de Medicina de Familia por una iniciativa necesaria en defensa de una causa justa: seis minutos no son de recibo para ningún médico (NINGUNO). No es posible ser BUEN médico en esas condiciones.
      Pero... sí, me sentí y me sigo sintiendo molesto porque ser especialistas en personas no es algo que defina al Médico de Familia, define al médico. Ser longitudinal es propio del Médico de Familia, pero no exclusivo. No soy ni más ni menos especialista que un Médico de Familia, ni más ni menos médico, ni más ni menos peligroso, ni más ni menos importante para la salud de la población, ni más ni menos nada por trabajar en un hospital. En resumen, como ya he dicho varias veces en twitter, creo que no es necesario denostar lo uno para ensalzar lo otro.
      No estoy de acuerdo, Pilar Terceño, con que seamos contada excepción individual (o será que mi vida estudiantil y profesional me ha llevado por tres grandes hospitales llenos a reventar de excepciones...), ni egocéntricos, ni estemos en absoluto en pánico.
      Todos queremos estar rodeados de buenos compañeros de todas las especialidades (y por extensión, de todas las profesiones sanitarias) que puedan hacer su trabajo en condiciones dignas.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por tu comentario. Entiendo bien lo que dices y quizá de todo lo que aparece en el vídeo, la "peligrosidad" sea lo más desafortunado.
      Un cordial saludo

      Eliminar
    3. Me alegra por tanto, José Campos, que haya por ahí un montón de médicos que no ven a los médicos de Atención Primaria como un montón de ineptos que les sobrecargan de trabajo debido a su ignorancia y que deberían reducir su interacción con el hospital a redactar las recetas que su apretada agenda no les permite hacer por ellos mismos, y sin rechistar, y a hacer nuevas derivaciones para pacientes a los que no les apetece citar para revisión. Hablo desde mi experiencia personal, que como explicaba antes, incluye actividad hospitalaria y de Atención Primaria. Ojalá tuviera cerca más profesionales como tú. Un saludo

      Eliminar
  6. Seguro que conocéis el artículo de EL GUARDIÁN Y EL MAGO: UN CUENTO DE HADAS, de Nigel Mathers y Paul Hodgkin, publicado en British Medical Journal. 1989;298:172-174. Pues eso: juntos, en Atención Primaria y Hospitalaria, somos imbatibles.
    Seisminutos trata de hacer visible la parte de Primaria. Es justo y se agradece.
    ConchA

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que aunque el "sistema" propenda de siempre a la división de nuestro colectivo y a crear fronteras artificiales, quizás habría que encuadrar este desencuentro mas que como una pelea de gallos, como pequeñas riñas de familia, con todo el apasionamiento que estas conllevan pero también con la facilidad con la que se deshace la espuma de la gaseosa.

    En el video puede haber alguna expresión desafortunada pero comprensible en unos compañeros cuya autoestima profesional esta literalmente pisoteada y que quizás es necesario recuperar para poder reaccionar, no creo que haya intención de personalizar en otros médicos cuando se habla de peligrosidad sino en estructuras organizativas.

    Habría tal vez que entender este video como lo que es: una reacción desesperada ante una situación limite y de alarma social.
    Y es que tener que atender a personas en 6 minutos, de los cuales mas del doble serian necesarios solo para hacer las tareas extramedicas asignadas, significa de hecho un riesgo para la salud de todos.
    En otros niveles asistenciales tambien existen problemas graves y por ello pude haber compañeros que asimismo pueden sentirse susceptibles, pero comparten en general este sentimiento de indignación, al igual que nos indignaría, como médicos y ciudadanos, que por ejemplo los compañeros cirujanos dispusieran de 6 o16 minutos para realizar una intervención quirúrgica, en la que además tuvieran que hacer el trabajo del camillero, administrativo, enfermería, etc.

    Recordamos lo que nos une, con una frase de uno de los padres de la Medicina universal G. Marañon:
    “No existen fronteras para el médico: su pasaporte es universal, carece de caducidad y tiene una sola nacionalidad: la Humanidad”.

    ResponderEliminar
  8. El que es peligroso en sí mismo es Juan Gervás...

    ResponderEliminar
  9. Tenéis todo mi apoyo y podéis contar conmigo para lo que necesitéis. Estoy abierto a críticas constructivas. Sé que lo de acusarme de cíclope peligroso no es la tónica del vídeo, pero sí una crítica a la atención especializada. A nadie le gusta que le llamen cíclope peligroso.

    Si pretendéis una mejor integración entre AP y hospitales, ésta no es la mejor forma.

    Después de haber aclarado las cosas, creo que lo mejor es dejar de discutir y comenzar a aportar por parte de todos (nosotros y vosotros) para una AP mejor. En mi caso particular, me haré la ilusión no de que aporto, sino de que sigo aportando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Solamente quiero expresar un pensamiento: el médico de familia (especialista en personas) no debiera ver al especialista hospitalario como enemigo, ni éste a aquél como portero u ordenanza del sistema. Si en el segundo nivel hay insatisfacción, en el primero hay hartazgo. Pero creo que en ambos niveles sobra susceptibilidad (una frase inocente llega a herir por el cambio de una coma). Es necesario un encuentro entre profesionales de la salud en el que campee el respeto y la humildad. Sólo así alcanzaremos mejoras (¡todos!), en beneficio de los pacientes. ¡Hágase la paz y venga la concordia!
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a todos. De verdad.

    ResponderEliminar
  12. Hola Vicente. Toda ésta polémica me recuerda una antiguo explicación creo que de M. Marinker que decía algo así como que la tarea diagnóstica del especialista hospitalario se concentra en reducir la incertidumbre y marginar el error explorando todo lo posible, a diferencia del médico de atención primaria, que debe explorar lo probable, marginando el peligro y aceptando la incertidumbre. Dos enfoques complementarios que fortalecen la efectividad y la eficiencia del conjunto del sistema sanitario.

    Por otra parte, como ya prevenían Vicente Ortún y Juan Gérvas (1) “el contenido de la medicina general, como el de otras especialidades, no es estático y está siendo muy influido por el desarrollo de nuevas tecnologías diagnósticas y terapéuticas que facilitan la intervención del médico general/de familia (y, en último lugar del paciente; piénsese, por ejemplo, en el autocontrol del diabético). Naturalmente, la delimitación, en tiempo y lugar, de la medicina general provoca tensiones con los otros especialistas, y los médicos generales advierten los intentos de colonización del nivel especializado en campos de trabajo propios de la atención primaria, con el objeto de crear mercados que justifiquen el puesto de trabajo de algunos especialistas”.
    No existe una barrera, y en las interfaces es natural que haya conflicto. Confiemos en la madurez y la buena actitud de todos.
    Saludos.

    (1) Vicente Ortún y Juan Gérvas: “Fundamentos y eficiencia de la atención médica primaria” Med Clin 1996; 106: 97-102

    ResponderEliminar
  13. Estoy asistiendo atónito a unas reacciones y un debate que me parece un tanto absurdo. Cuando se repite por activa y pasiva la intención de realizar el video, atribuir a determinados comentarios que en él se realizan, calificaciones como injurioso, ofensivo o desafortunado no tiene sentido alguno. Conociendo la intención de los participantes es fácil intuir el significado de las palabras o las frases, por no decir obvio, en consecuencia sentirse dolido o molesto por el significante de un determinado término no deja de ser algo gratuito. Con absoluto desconocimiento de las personas que han echado a andar esta iniciativa, a las que aprovecho para felicitar, estoy seguro de que en ningún momento se ha querido calificar de peligroso el acto médico o la labor profesional de ningún especialista hospitalario concreto, ni de todos en general, malos profesionales existen en ambos ámbitos: primaria y hospital, pero es que ese no es el debate ni sobre lo que, a mi juicio, se quiere llamar la atención en el video. En realidad, lo que trata de hacer notar, es que un sistema basado en la atención primaria es más barato, eficiente y eficaz, por lo tanto es menos peligroso en todos los sentidos que un sistema que centra el grueso de los recursos en la medicina hospitalaria. Es decir, peligroso es igual a descoordinado, caro, iatrogénico ¿Eso quiere decir que en el hospital haya peores médicos, que sean peligrosos por sí mismos, que no traten al paciente como una persona? Qué tendrá que ver una cosa con la otra, me pregunto. El peligro para el paciente no sólo proviene de que el hospital tenga más capacidad iatrogénica, por razones evidentes, sino que con 6 minutos por paciente ( que son menos en muchos sitios) y con los medios y recursos actuales en primaria se dejan de diagnosticar patologías, se realizan derivaciones inconvenientes, no se controla adecuadamente a los crónicos y falta tiempo para formarse e investigar. Eso también es peligroso. La medicina de familia y la atención primaria se crearon con una idea que se ha quedado a medio camino, por eso se reclama un cambio de rumbo. La distribución de los recursos debe ir en la dirección de implementarla. Quien vea más allá de ese mensaje o no ha entendido nada, o es que simplemente no escucha. Se puede argumentar a favor o en contra de la propuesta, pero concluir que los médicos de familia tratan de mejorar su campo descalificando otros niveles me parece un análisis pobre y superficial de este documental, por supuesto muy alejado de las pretensiones que al menos yo intuyo en el mismo. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, reflexivo y muy adecuado.

      Eliminar
  14. Los médicos parece que tendemos a olvidar que el verdadero protagonista de esta historia es el paciente, y que éste no se beneficia para nada de las rencillas entre especialistas. El mensaje del reportaje es claro y en mi humilde opinión creo que no necesita puntualización alguna, para mi es un reportaje de 10 y muy necesario para concienciar a la población. Todo el mundo tiene muy clara la importancia de un cirujano, pero no todo el mundo tiene tan clara la misión del médico de familia. Cuando oí hablar de "especialista en personas" supuse que en todo momento se hacía referencia a la estrecha relación biográfica del médico con el paciente y en ningún caso a la presunta deshumanización de los especialistas hospitalarios, hecho que por desgracia está presente tanto en hospitalarios como en atención primaria, pues una actitud semejante tiene que ver con la calidad humana del profesional independientemente de que sea un cirujano, un radiólogo o un médico de familia.

    En cuanto al comentario de Pilar, de una visión "parcial e incompleta" del paciente pecan tanto ciertos especialistas hospitalarios como ciertos especialistas de primaria, pues ello depende de los valores de cada uno. Igual de peligroso resulta que un traumatólogo prescriba AINE a un paciente nefrópata, que un médico de familia -por ejemplo- recete un tratamiento sin ver al paciente (cuando se acerca el familiar a la consulta comentando que el abuelo tose o que el abuelo se agita...), insisto, ello es inherente a la profesionalidad de cada cual. Tampoco creo que los hospitalarios sientan ni tengan que sentir pánico profesional hacia el médico de familia... ¿acaso en primaria se operan cánceres de colon? ¿es que todo el mundo está capacitado para hacer una ecocardio? ¿se puede tratar un edema agudo de pulmón en la consulta? ¿o una leucemia aguda? ¿quién revisa la histopatología de esa lesión cutánea que biopsiaste con cirugía menor? ... Cada uno es esencial en su puesto para la función que tiene encomendada. El drama de la primaria es que se puede hacer mucho más, quizá muchísimo más, y no se está navegando a la que debiera ser su velocidad de crucero... sin ser culpables de ello los polifemos hospitalarios ;-)

    Un saludo!!

    ResponderEliminar