domingo, 9 de noviembre de 2014

Cuando el peligro ha pasado, el Ébola vuelve a olvidarse

Los países desarrollados se han librado, por ahora, del peligro de extensión del Ébola por sus países. Tanto en EEU como en España, los casos secundarios aparecidos tras el tratamiento de los casos importados, han superado la enfermedad, y las personas en contacto con ellos han pasado el periodo de cuarentena sin haber manifestado la enfermedad.

Un gran alivio y una demostración de que la transmisión de la enfermedad requiere un contacto directo con la persona infectada de cierta intensidad. Algo que la hace temible pero a la vez una fuente de esperanza: el aislamiento y el tratamiento seguro de las personas infectadas conseguirá erradicar poco a poco la enfermedad. Y por ello volvemos al inicio de la partida: tratar en origen y ayudar a los países afectados a erradicar la enfermedad es la única manera de superar para "todo el mundo" este terrible brote.

Todas las ONG que trabajan en la zona han criticado la lenta respuesta internacional y la poca ayuda institucional para erradicar la enfermedad. La OMS tomó las riendas de la acción internacional meses después de su inicio y ¿el gobierno español?

Recientemente hemos conocido la adjudicación de un presupuesto extraordinario de 13.8 millones de euros destinados, el 54% al Ministerio de Defensa para pagar los 199.000 euros de la repatriación de los sacerdotes, la reforma de una planta del Hospital Militar de la Defensa (Gómez Ulla) destinada al tratamiento en condiciones de alta bioseguridad. El resto del dinero será dedicado a comprar equipos de protección individual (EPI) de mejor calidad que los existentes actualmente.
Asimismo, un crédito extraordinario de 7 millones de euros a la ayuda humanitaria a los países afectados y limítrofes a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional.
Médicos Sin Fronteras ha sido la ONG con mayor presencia e implicación sobre el terreno. Su campaña STOP ÉBOLA ha conseguido recaudar 750.000 euros dando una información detallada sobre su trabajo e impecable organización. Hay que seguir apoyando su trabajo.

En un reciente artículo del NEJM: Doing Today's Work Superbly Well — Treating Ebola withCurrent Tools se habla de la importancia y simplicidad de los cuidados a ofrecer a los pacientes con Ébola sobre el terreno: evitar la deshidratación que produce la enfermedad parece una pieza clave del soporte clínico a los pacientes. La disponibilidad de ese equipamiento es barato y accesible y el personal necesario para su administración no precisa de alta cualificación médica o de enfermería.

La clave de la enfermedad sigue estando en África. Apoyar el trabajo local es más necesario que nunca. Olvidarnos del problema porque en este momento no sea una amenaza directa para nosotros es muy insolidario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada