lunes, 5 de enero de 2015

Les rogamos, en la medida de lo posible....


Un bienintencionado cartel colocado en un centro de salud madrileño causó "escándalo político" y rechazo por parte de la administración. En el texto se expresaba claramente "en la medida de lo posible" y "para una mejor atención", se evitasen las visitas al centro de salud.
Todos los que trabajamos en un centro de salud sabemos a qué se referían. Visitas programadas que no sean patologías agudas podían esperar. En los hospitales, sin carteles, hacen lo mismo. Mucha actividad quirúrgica y de consultas se paraliza, igual que en verano cierran plantas y retrasan actividad cotidiana. Las urgencias siguen activas todo el tiempo. 

En Atención Primaria somos urgencias y consulta normal siempre, y sin demora. Y esto provoca, en los picos vacacionales o epidémicos, importantes "colapsos". Algo que no es noticia, solo es noticia cuando se "colapsan las urgencias hospitalarias" por la "gripe"

La inadecuada dimensión de las plantillas del personal de atención primaria en todos los estamentos provoca importantes desbordamientos. Si siempre se trabaja al 100% de las posibilidades, la ausencia de un compañero o un incremento de casos epidémico provoca el desbordamiento.
Los pacientes habituales del centro entendieron perfectamente lo que el cartel quería decir y no se escandalizaban por ello. Los pacientes conocen bien cuando su médico está sobrecargado y empatizan contigo: "vaya lío que tiene usted hoy", te dicen con conmiseración.

Un torpe diputado de Izquierda Unida lo lanza a las redes sociales, la Comunidad se indigna con los autores, una periodista dice simplezas: Los pacientes del ambulatorio de la calle General Fanjul, en el madrileño barrio de Aluche, se han encontrado estos días con un cartel invitándoles a tomarse una suerte de vacaciones médicas durante las Navidades.

Los autores del cartel querían solicitar la colaboración de sus pacientes para un mejor uso de los servicios sanitarios. La prensa y otros que ignoran el tema, manipulan y critican. Y las autoridades, regañan. 

Como ejemplo, pongo mi consulta de hoy. Cuenten cuántos pacientes he atendido y las "urgencias" con los comentarios puestos en el triaje.



20 comentarios:

  1. La calle General Fanjul está en el barrio de Las Águilas. Aluche es otro barrio limítrofe con este y ambos pertenecen al mismo distrito. El de Latina.
    ¿Para qué hacen falta suplentes en ese período? ¿Ya no hay servicio de urgencias, aparte de las consultas, en los centros de salud de Madrid?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su horario de trabajo, cada centro de salud atiende sus urgencias y de cualquiera que vaya por allí.

      Eliminar
    2. Gran verdad. Hace ya tiempo en el centro de salud junto al congreso de los diputados me resolvieron una buena papeleta. Yo vivo en Villalba y mi tarjeta es, por tanto, de otro área sanitaria. No me pusieron pegas, me atendieron con buena cara (aun cuando la urgencia no era tanta que no hubiese podido ir a un hospital cercano) y no era el único "extra" en ese centro de salud, ya que debido a su ubicación se come muchas urgencias de gente que está por la zona centro de Madrid en determinadas fechas.

      Ni que decir tiene que les estaré eternamente agradecido, y aprovecho siempre que puedo para pasar por allí y reiterar ese agradecimiento.

      Eliminar
  2. Me gustaría saber qué opina la Comisión de Sanidad del Congreso (incluyendo al señor Llamazares) de esta lamentable situación crónica que padecemos. Y más todavía qué tienen que decir los responsables sanitarios de la UE del vergonzoso sometimiento de la Atención Primaria en la corrupta Hispania.

    ResponderEliminar
  3. En este país de incompetentes (y me refiero principalmente a políticos y periodistas en este tema particular) sacar de contexto y simplificar es la norma, no la excepción. Ante un "pelotazo informativo" (o sea, algo que un político le pueda tirar a la cara a otro político en público, mientras en privado hace una oposición de risa) no se investiga, no se contrasta y no se pregunta.

    Y sí, el cartel me parece indignante, pero no por las razones por las que se lo pueda parecer al señor Valiente. De un político de izquierdas espero mayor catadura moral y algo de profesionalidad, investigando y contrastando la información. Y después, espero elegancia y formas. Porque su tweet podía ser muy efectista, pero nada efectivo. Algo en la línea de "esto es lo que pasa cuando no hay suficientes profesionales y se trabaja siempre al límite de capacidad" hubiese sido más útil, creo yo.

    A mí el cartel me parece indignante porque muestra cómo se está estrujando a los trabajadores sanitarios para que siga funcionando un sistema que se está desmontando. Al menos en Madrid, que es el caso que conozco de primera mano, si el sistema sanitario funciona es por sus trabajadores, no por sus gestores. He sido testigo de auténticas heroicidades por parte de un personal sanitario totalmente colapsado y trabajando bajo estrés permanente, dando una atención a los enfermos que me parecía absolutamente increíble teniendo en cuenta los cada vez más escasos recursos con los que cuentan. Alguna excepción hay, por supuesto, siempre te encuentras a alguien tocándose la barriga mientras sus compañeros se revientan a trabajar, pero al menos en mi experiencia estas excepciones son rarísimas.

    Pero todo esto que cuento da igual, porque aquí lo importante es que las personas a quienes iba dirigido el cartel creo que entendían lo que se quería decir. Me consta que muchos pacientes no son precisamente empáticos con toda esta situación de abuso hacia los trabajadores del sistema público de salud, pero creo que en general se entendía bien y no hacía falta sacar las cosas de quicio. Se puede dar caña a los negligentes gestores (y en breve, si queremos, también se les puede dar una patada en el culo y probar con gestores diferentes) de forma mucho más eficiente que publicando un tweet, haciendo oposición, que en este país parece algo imposible...

    Comenzando bien el año, Vicente. Y alucino con tu hoja de ayer...

    En fin, así y todo feliz año y por esperar que no quede: que sea un poco menos puñetero que el 2014...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ha habido es manipulación y desconocimiento de las realidades. En los hospitales, sin publicidad se reduce llamativamente la actividad, salvo urgencias

      Eliminar
  4. Mostrando mi acuerdo con los pinantes anteriores creo que debo señalar que ante esta situación deberíamos ser más rigurosos. Tu hoja es la de una consulta desgraciadamente normal, sabemos todos que hay agendas muchos peores. Pero ¿por qué? hay que dejar un parte de confirmación (pc en tu hoja) en un mostrador? La baja laboral es un tema muy serio y deberíamos solo entregarla en mano al trabajador en consulta con un oportuno reconocimiento.
    ¿Por qué hay que activar una receta electrónica y dejarla en el mostrador? Ese procedimiento exige un repaso de la medicación, puede que una exploración al paciente y una cuidadosa información.
    En mi opinión (puedo estar equivocado) "sacar" determinadas tareas de la consulta ha supuesto una asunción de riesgos por parte del MÉDICO DE FAMILIA y una sobrecarga de trabajo (lo que sale de la consulta se llena con otras consultas).
    En mi opinión debemos aprender de trabajadores responsables como los controladores aéreos, pilotos de aeronaves y otros...si las condiciones de trabajo no son adecuadas informar (a diario si es necesario) a los superiores y en su caso pedir valoración de incapacidad laboral si no creemos el trabajo asumible.
    Sigan con salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es la que es.

      Eliminar
    2. La realidad habría que cambiarla, Vicente. La resignación sólo lleva a la frustración y al agotamiento. A mí me sigue pareciendo inconveniente, o incluso contraproducente, realizar atención ordinaria (programada) y urgente al mismo tiempo. Dudo que se haga así en otros sistemas. Creo que con cobertura urgente extrahospitalaria continua se ganaría en eficacia y se ahorraría en gasto (decisiones a contrarreloj, prescripciones apresuradas, derivaciones hospitalarias...). En fin, que hay que cambiar la triste realidad.

      Eliminar
    3. De nuevo Blogspot haciendo de las suyas... José Manuel, no sé si mi anterior comentario llegó o no, básicamente te decía que desde mi punto de vista (paciente, no trabajador sanitario), tienes muchísima razón. Separar la atención urgente de la programada me parece una decisión inteligente.

      También te decía que yo no creo que los trabajadores sanitarios tengan una actitud de resignación, sino que realmente poco pueden hacer por sí mismos para cambiar las cosas. Eso nos toca a los ciudadanos, que tenemos en nuestras manos cambiar a los gestores, y creo que no apoyamos lo suficiente a los médicos en este sentido de cambio. Es más, seguimos tolerando la demolición de los servicios públicos que tanto costó crear, y lo llevamos haciendo varias legislaturas. Mientras que los ciudadanos no entiendan que hay que defender la sanidad pública, ¿crees que entenderán que hay que mejorar también las condiciones en las que los trabajadores sanitarios hacen sus funciones? No es una cuestión de haceros la vida más fácil a vosotros, sino de que los pacientes recibamos más calidad, de profesionales menos exprimidos. Pero así nos va.

      Estoy contigo: hay que cambiar la triste realidad.

      Eliminar
  5. Los bomberos, barrenderos, camareros, policías...no se quejan tanto en diciembre. Bajaros del burro ya y arrimad el hombro sin incentivo como hacemos todos. El cartel sobra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que lo interpretas erroneamente:
      No se trata de dinero, ni de "bajarse de ningún burro" porque normalmente los médicos, -aunque a algunos les cueste entenderlo- nos movemos basicamente por otras motivaciones, que no son ni el dinero ni el poder, y estamos orgullosamente a los pies y a la cabecera del paciente sufriente, que un día puede ser cualquiera.

      Exponer la realidad asistencial -que desgraciadamente es la que es-, no es por capricho o para jugar al mus, es apelar a la responsabilidad social para priorizar lo que es necesario y lo que es aplazable como por ejemplo algunos actos administrativos; Entre otras cosas porque tener que atender a mas de 60 o 100 personas disponiendo de menos de 2 o 5 minutos por persona puede ser un riesgo para la salud de todos, además de un atentado contra la dignidad humana.

      Eliminar
    2. Me imagino que perteneces a alguno de estos colectivos. porque parece que no tienes ni idea de lo que "arrimamos el hombro cada día"

      Eliminar
    3. Trabajo en un centro de salud, como sustituo. Conozco el tema a fondo. Las quejas a RRHH, no uséis mas al pobrecito paciente como arma arrojadiza que no le interesan los panfletos. La media que conozco son 6/10 min por paciente. Si quieres hablamos de incentivos por derivar a consultas de tarde, de guardias, de libranzas a la valenciana...de dinero al fin y al cabo. No te atención sanitaria. Algunos tienen la consulta saturada si, pero la mayoría empieza a currar a las 9, o a as 10...Y a las 13:30 me voy a hacer avisos. Está la tónica general y la norma. Es como decir que um maestro o un profesor se parten el lomo, los habrá si, que te digan cuantos dias traban duro al año y qué hacen de junio a septiembre. En fin, para tí la perra gorda.

      Eliminar
    4. No sé como serás como médico pero como anónimo chulito eres un campeón

      Eliminar
  6. Todo esto suena a la famosa pelicula del "Dia de la marmota", y de hecho es una repeticion casi exacta de otras entradas blogeras, tambien de otros compañeros , aunque en este caso, si cabe, se expresa mejor el oportunismo por parte de los politicos de turno,
    Por fortuna parece que esta vez si, se esta gestando una respuesta verdaderamente realista a la actual situación de acoso laboral instituccional que padecen los medicos de familia en este pais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es de cutre y repetitiva. Dan ganas de no decirlo ni escribir de ello.

      Eliminar
  7. Hola! Trabajo como medico sustituta del sergas y al menos en mi Comunidad la situacion esta totalmente descontrolada. En periodos vacacionales nos matamos a cubrir varios cupos, a hacer guardias que nos libramos e incluso medias jornadas en pueblos cercanos obligados por la gerencia con los problemas que pueden surgir http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2015/01/04/vecinos-padrenda-piden-cubran-bajas/1159881.html Creo que la situacion actual es culpa de todos: la mala gestion de los gerentes asi como la poca movilidad del colectivo medico que la mayoria sigue intersustituyendo, prolongando jornadas y cogiendo las vacaciones sin previsiones a la disponibilidad de sustitutos. En los periodos algidos asi andamos todos agobiados pero el resto del año los jovenes medicos de familia estamos pendientes de un telefono para hacer lo que los titulares no quieren hacer y perdiendo la ilusion por nuestro trabajo. Un saludo Vicente y enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  8. Eso es lo que hay que cambiar. Debe haber trabajo estable que pueda asumir los picos y las vacaciones. La figura del "sustituto" es una trampa

    ResponderEliminar
  9. Vicente: como siempre, enhorabuena por el blog, y por esta entrada. En la vida hay de todo, igual que entre los médicos, y en todas las profesiones. Indudablemente hay médicos vagos, pero también los hay trabajadores. Ya que la situación de los propietarios es la que es, y el control, tanto de propietarios como de eventuales es anecdótico, una forma realista de paliar el problema sería incentivar a los que de verdad arriman el hombro (al contrario de lo que sucede actualmente en España: incentivos por recetar más barato, por derivar menos,etc...y no por el trabajo bien hecho).
    Viendo tu agenda, no me parece tan mala la mía (y eso que tampoco la mía me parece aceptable, por disponer teóricamente de 5 minutos por paciente).
    En cuanto a algunos comentarios que he leído....como siempre, hay quien nos mete a todos en el mismo saco, nos desprecia, tiene de los médicos una imagen de prepotencia, de poder,etc, que no es real (en la inmensa mayoría de los casos). En esa misma línea de pensamiento, esas personas desearían que tuviéramos un rendimiento tal que nos llevara a la extenuación (y que atendiéramos en una jornada de siete horas a...¡¡¿¿300 personas??!!...)así estrían satisfechos, o no. Sin comprender que atendemos personas, enfermos, no hacemos churros, y que una de esas 300 personas atendidas (¿de qué manera?, ¡Dios mío!) podrían ser ellos mismos, o sus familiares . ¿Confiarían en este tipo de asistencia? Claro que no.

    ResponderEliminar