jueves, 26 de mayo de 2016

Los escépticos somos......

Estimados Abel y Marc:

La supuesta polémica con los "escépticos" proviene de, en mi opinión, una anécdota elevada a categoría de totalidad.

Diferentes escritos de Juan Gérvas han sido contestados por numerosas personas (entre los que me encuentro) del ámbito médico y no médico, algunos de ellos miembros conocidos de asociaciones del movimiento escéptico. Yo soy miembro del Círculo Escéptico. Algún cruce de tuits contenían afirmaciones groseras e inadecuadas que siempre representarán al que las ha realizado, no a un movimiento intelectual ni a ninguna organzicación. Me he manifestado en varias ocasiones de forma pública contra esas formas y he defendido, asimismo, la honradez intelectual de Juan Gérvas a pesar de discrepar en varias de sus posiciones. Sin embargo, su artículo en Acta Sanitaria sobre la secta peligrosa de los escépticos me ha parecido una salida de tono absoluta y una caricaturización inadecuada.
En vuestros escritos hacéis una serie de afirmaciones sobre el movimiento escéptico que representa vuestra opinión sobre el mismo, atribuyendo virtudes y defectos desde vuestro punto de vista y que, en mi opinión, se alejan de la realidad.

Mi labor, junto a numerosos compañeros procedentes de diversas profesiones científicas y humanísticas se ha dirigido fundamentalmente al desenmascaramiento de las pseudoterapias (homeopatía, reiki, etc) de gran presencia en nuestra sociedad y con ínfulas de ser herramientas terapéuticas "alternativas" o "complementarias" a las terapias de base científica. Participar en un programa de gran audiencia y polémico contenido como Cuarto Milenio hablando del reiki, las experiencias cercanas a la muerte, el virus zika o la homeopatía me parecen buenos ejemplos de lo que la comunidad "escéptica" pretende: divulgar el conocimiento científico y el pensamiento racional. Desenmascarar actividades paranormales y otras muchas manifestaciones de un pensamiento mágico manipulador, incluidas las sectas como la bioneuroemoción;  entre otras actividades, son los objetivos que promocionan las organizaciones escépticas.

Cuando abordamos temas relacionados con la medicina directamente como las vacunas, la interpretación sesgada y manipulada de la investigación biomédica, los excesos de la medicalización de la población y otros, procuramos aplicar el mismo rigor y actitud. Decir que los escépticos tenemos posiciones infantiles respecto a que toda la ciencia es buena por sí misma es una cualidad que vosotros atribuís y que no corresponde a la realidad de las personas que conozco.
Desear una sociedad más culta en el ámbito científico siempre proporcionará una mayor libertad a sus miembros. Totalmente de acuerdo, por supuesto. Desde hace muchos años me he manifestado a favor de estas posiciones públicamente. No veo ninguna incompatibilidad y sí complementariedad entre ambas actividades.

Si en los últimos años me he dedicado más a la denuncia de las pseudoterapias es porque me ha parecido muy relevante. ¿Antes del #NoSinEvidencia, quién criticaba públicamente a la homeopatía en el ámbito médico? Muy pocos personas se habían tomado la molestia de denunciar su falsedad y manipulación y había una especie de "laissez faire" muy cómodo con la fantasía homeopática.

Como ejemplo de mis posiciones "escépticas" en un tema como las vacunas, enlazo la charla que di en Santiago de Compostela en la serie Escépticos en el Pub titulado: Cómo analizar críticamente las vacunas sin ser un antivacunas. Creo que define mi opinión al respecto en este momento y como ejemplo de las actividades que desarrollamos.



Asimismo, enlazo vídeos de diversas actividades de miembros de nuestras asociaciones como ejemplos de divulgación científica. Aprenderéis mucho de cosas diversas.

Emilio Molina: Sobre sectas que hablan del origen emocional de la enfermedad

Aitor Sánchez: Mitos alimentarios, desde el biberón a la tumba

Juan Ignacio Pérez: La ciencia y sus valores

Antonia de Oñate: Ni Edad, ni Media, una dosis de pensamiento crítico para los juicios históricos

Guillermo Peris: Resolviendo rempecabezas de ADN

JM Mulet: Medicina y lo que no lo es

Manuel Toharía. Ciencia, pseudociencia, ficción, religión, fantasía, mitos...

Y muchos más.
El que vea una secta peligrosa en ello debe limpiar sus propios prejuicios.

15 comentarios:

  1. Últimamente estoy algo alejado de la blogosfera aunque la sigo a distancia. Me siento desconcertado con esta polémica que enfrenta a personas que estimo y son mis referentes.
    Os he leído y compartido muchos puntos de vista y, en ellos, he siempre entendido que la duda y su consecuencia lógica, el escepticismo, implica un patrón de conducta en el que TODO es cuestionable máxime cuando hay contrastadas razones para la duda. Y las publicaciones científicas forman parte de ese TODO. Obviar los intereses que subyacen en esto es negar la ciencia en si misma.
    Supongo que ser escéptico también implica cuestionar los grandes dogmas inmutables que solo duran una siesta. Por mucho que los haya publicado el THE LANCET o similares.
    Espero que las aguas regresen a su cauce

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi modesta opinión,me parece que el escepticismo es una actitud profundamente anti-científica,dado que,con la pretensión de cuestionar absolutamente TODO,lo cual supone una visión ciertamente totalitaria,se cierra a la investigación y a admitir verdades que escapan al entendimiento del escéptico.Mientras la actitud científica es la de tener la mente abierta,como un radar en busca de nuevas definiciones y/o parámetros desconocidos al momento, el escéptico prejuzga que determinada información de por sí no vale o no merece ser tenida en cuenta.Nada que ver con,por ejemplo, la sabia actitud de René Descartes, que decía "daría todo lo que sé a cambio de la mitad de lo que no sé".He aquí una visión verdaderamente abierta y predispuesta al descubrimiento.De última, un escéptico verdaderamente escéptico debería empezar por dudar de su propio escepticismo, lo cual conduciría a su propia anulación.Por esto es que considero al escepticismo como una postura destructiva y dañina de la mente indagadora.

      Eliminar
  2. Gracias Vicente: lo de menos es la polémica, que en una rápida revisión creo que tiene varios malos entendido; además en twiter donde es imposible matizar. Insisto que, tal como está planteado, es un falso debate: ni los llamados escépticos son inmunes a lo no cuantificable ni Gérvas es anticientífico. Creo que el fondo de la cuestión es que el conocimiento biomédico está dominado por los intereses -comerciales, corporativos, académicos..- y cada vez desarrolla productos menos relevantes para la salud de las personas, más inseguros (por la relajación paulatina de los estándares de comercialización) y con un coste directo y de oportunidad más elevado para las sociedades. ¿La crítica escéptica tiene respuestas para este problema? ¿Más ciencia? Tu charla sobre las vacunas, estupenda, alude continuamente a la necesidad de más ciencia para seguir respondiendo a los interrogantes pero la vacuna del papiloma ha sido introducida y nos gastamos millones de euros en evitar displasias. La ciencia la metió, ¿la ciencia la quitará? Me temo que no. El escepticismo plantea una deliberación intra-paradigmática y, por tanto, incapaz de parar la avalancha de ciencia inútil (o con beneficios marginales) que todo lo inunda. Esta visión puramente técnica de la ciencia de muchos escépticos (aunque escépticos somos todos) creo que es la que critica Gérvas. Lo ingenuo es pensar que las evidencias nos ayudarán a gestionar las evidencias cuando el 85% de lo que se gasta en investigación biomédica, según Chalmers y Glasziou, se desperdicia porque o se orienta a problemas no relevantes, o está sesgada metodologicamente, o no es publicada o es publicada malamente. Callahan dice que si hubiéramos dejado de investigar hace 20 años probablemente estaríamos igual en términos de mortalidad y morbilidad; pero hubiéramos podido dedicar mucho más dinero a atender las inequidades, o los problemas de medio ambiente, o las desgracias sociales y económicas que tanto afectan la salud de la gente. Lamentablemente, el sistema económico ha acabado con la capacidad de la ciencia biomédica para seguir siendo un instrumento de progreso. ¿Cuál es la respuesta de los escépticos?: "prejuicios ideológicos; hace falta más ciencia". No. Hacen falta más Gérvas, capaces de mediar entre esta ciega ciencia rentable y las necesidades de las personas y sociedades. El debate debe seguir. No somos bandos distintos. Tenemos miradas desde perspectivas distintas; pero hay que elegir perspectiva. Como médico de familia, me quedo con la de Gérvas; la perspectiva tecno-científica sublimada da para bonitas diapositivas y generar debates, sin duda, intelectualmente atractivos, pero no va a ayudar a que tengamos un mundo mejor. Algunos hablan de que la ciencia ya ha aportado casi todo lo relevante que tenía que aportar a la medicina, que ya es una "fruta madura". No sé si tanto, pero casi. Agradezco tu generosidad, rigor y honestidad. En los próximos días reproduciremos esta entrada en NoGracias si nos permites

    ResponderEliminar
  3. Desde mi humilde experiencia de 30 años de medicina hospitalaria e investigación clínica, la referencia "si hubiéramos dejado de investigar hace 20 años probablemente estaríamos igual en términos de mortalidad y morbilidad..", me parece una falacia.Los avances terapéuticos son innegables y han cambiado el paradigma de enfermedades sistemicas, en supervivencia y calidad de vida. Terapias biologicas, inmunoterapia, target en oncologia...no puede negarse la evidencia y aún queda mucho camino por recorrer

    ResponderEliminar
  4. No voy a entrar en el resto de lo que dices, ya sabes lo que pienso: el escepticismo no es persecución, es educación y desenmascaramiento. Esto es un espacio muy breve para profundizar, pero creo que el escepticismo es una práctica muy saludable, hay que ser escépticos con la pseudociencia, con la ciencia y con todo en general. Yo defiendo lo de #NoSinEvidencia a todos los niveles, y creo que hemos de agradecerle a gente como tú que sea un movimiento tan visible.

    Lo que sí quería decirte, y por eso te escribo, es que te agradezco MUCHO los enlaces que has puesto, me han parecido charlas amenas e interesantes, no las conocía y creo que he descubierto más blogs a los que seguir :) Una pena no tener más tiempo libre para poder seguir todos los que me interesan, pero bueno, es lo que hay.

    Insisto, gracias, Vicente.

    ResponderEliminar
  5. Abel,
    ¿quién no tiene intereses?
    ¿La homeopatía?
    Y fíjate que la homeopatía también peca de cientificismo, quienes pretenden hacer científica a la homeopatía son los homeópatas, esforzándose por dar consistencia teórica específica y marchamo farmacodinámico a un fenómeno placebo. Y otras medicinas alternativas igual, también se visten de ciencia. ¿Crees que a ellos les importa la salud pública? ¿Nos tenemos que creer que el profesional que se dedica a estas cosas quiere más a sus pacientes que el que practica la medicina tecnificada y evidencista? Ellos son los buenos que no piensan en su bolsillo?

    ResponderEliminar
  6. el enlace al vídeo de la charla "cómo analizar críticamente vacunas"
    https://www.youtube.com/watch?v=Yv1JwGsIgZc

    ResponderEliminar
  7. Creo que más que un choque de conceptos básicos, se trata más de matices.
    Parece evidente que este país y la sociedad en general, incluida la comunidad hispana, estamos en deuda con quienes como Vicente, realizan hoy la heroica y fecunda labor social de luchar por el desenmascaramiento de las seudomedicinas, con todo lo que suponen de engaño y de inmoralidad social.
    Y su infiltración en las estructuras sociales, profesionales y académicas, hasta el punto de conseguir denominar Medicina lo que es pura charlatanería y chamanismo.
    Por eso es justo reconocer y agradecer su valentía, tesón, dedicación y sin duda los malos momentos que conlleva toda lucha.
    Pero ello no esta en contradicción con el desenmascaramiento también de las prácticas disfrazadas de hiperciencia, como la creación de nuevas patologías contaminadas por la industria con la inducción de polimedicaciones, pseudoestudios sesgados, etc.

    Parece que en el equilibrio entre ambas posturas debería estar la razón y la verdad.

    Todo ello sin dejar de reconocer el espíritu noble y quijotesco de nuestra profesión y de la que los dos máximos representantes serian Vicente y Juan, en ese sentido mas que un "choque de trenes", se trataría de “molinos de viento”.

    Por cierto que todo esto recuerda a la lucha que se libró contra las supersticiones, el oscurantismo y la incomprension, también en una época negra de la medicina y de la sociedad española, por parte del padre Feijoo, y que reflejó detalladamente Gregorio Marañon en su ensayo: sobre el padre Feijoo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tus palabras. Me pongo a buscar ahora mismo el texto de Marañón sobre el Padre Feijoó

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar
  10. A lo mejor el conflicto está en que el "leif motiv" de los dos colectivos es distinto.

    Mientras en uno de ellos el objetivo último es atacar el pensamiento mágico y la superstición en el otro colectivo el objetivo subyacente está en atacar el sistema económico capitalista, las "malvadas farmacéuticas" y el "ánimo de lucro".

    Los objetivos subyacentes no siempre son explícitos y muchas veces se "disfrazan" de discursos más asépticos, más políticamente correctos, para facilitar el proceso de proselitismo ideológico entre gente despistada de buena voluntad.

    Pero a poco que uno sea algo observador se da cuenta de las inconsistencias del disfraz. Si el objetivo de uno es atacar el capitalismo y las multinacionales farmacéuticas al final, tarde o temprano, cuando para atacar al capitalismo hay que justificar el pensamiento mágico, pues se justifica. Y si el objetivo de uno es atacar el pensamiento mágico y la superstición, cuando para ello hay que posicionarse a favor de la industria farmacéutica pues uno se posiciona a favor.

    Ambos objetivos son legítimos, mientras no se oculten. El error es pensar que todos van en el mismo barco por el simple hecho de que en algunos puntos puedan estar de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen análisis. Los objetivos son diferentes y legítimos.

      Eliminar
    2. Buen análisis. Los objetivos son diferentes y legítimos.

      Eliminar
    3. Aquí los chicos de "El Supositorio" celebrando la consecución del Master de Simulación Analítica en el Carnaval de Tenerife:

      http://powerguanches.blogspot.com.es/2007/02/tv-canaria-estrenar-chigesque-tv-el.html

      Eliminar
  11. Yo estoy totalmente de acuerdo contigo. Todo esto puede hacer mucho daño a las "personas convencidas",arrastrándolas a malas decisiones con consecuencias nefastas, como rechazar las vacunas o negarse a recibir un tratamiento medico eficaz.. Aprovecho para felicitarte por el blog, muchas veces leo pero nunca comento. Y sobre todo, todo mi apoyo para esta lucha!! #NoSinEvidencia

    ResponderEliminar