domingo, 23 de septiembre de 2007

¿Financiar medicamentos o el aislamiento térmico de las viviendas?

Cuando se debate la financiación de nuevos medicamentos o vacunas y surge la controversia, siempre se aduce la necesidad de cubrir muchas necesidades con un presupuesto limitado. El Informe Abril Martorell describía en los años 80 la necesidad de modificar la aportación de los pacientes pensionistas al coste sanitario, compensando con un aumento del poder adquisitivo para mejorar sus condiciones de vida. Nada se ha hecho y las medicinas, las que sean y al precio que sea son gratuitas para los pensionistas. Sin embargo, necesidades básicas como la calefacción en invierno, una casa digna, una alimentación variada no está garantizada ni por el monto de la pensión media en España ni por otra medida social como sería la subvención de parte del consumo eléctrico. Mejorar las condiciones de vida ayuda a mejorar la salud, algo que podemos comprobar empíricamente con este trabajo publicado en el British Medical Journal del que hace una recensión el magnífico FOROAPS argentino: El aislamiento térmico de las viviendas reduce los síntomas respiratorios y sus consecuencias. La inversión en aislamiento térmico de pacientes de Nueva Zelanda disminuía sus problemas de salud y mejoraba su bienestar, ahorrando en otros costes como la calefacción. El aumento de la temperatura interior de la casa y la reducción de la humedad eran altamente beneficiosas.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Tras muchos años de ejercicio en Lavapiés, con gran tasa de chavolismo vertical, pude comprobar que en verano muchos ancianos se nos morían literalmente de calor. Como suele pasar eramos nosotros los que tapabamos muchos agujeros que los servicios sociales no cubrían...

    No me queje de ello, dar un servicio a una comunidad implica ser muy creativo y "hacer de todo". Pero me parece importante denunciar las situaciones poco serias, y efectivamente las prioridades de nuestros políticos no coinciden con las de nuestros pacientes.

    Un abrazo Vicente.

    ResponderEliminar
  2. Es duro ver a mujeres viudas pensionistas sin poner la calefacción en invierno en la sierra madrileña.

    ResponderEliminar