domingo, 16 de junio de 2019

La Feria del Libro de la "Terapia Natural" III

La entrevista con Jesús Soria en SER Consumidor ha sido interesante para conocer al editor de Editorial Dilema discuparse en parte sobre lo que ha realizado. Pero aún así, contine varias afirmaciones que no son ciertas: no ha retirado sus productos y no puede llevar desde el 2011 queriendo quitarlos si estaban a la venta de forma vistosa en 2019.
Escuchar la entrevista y con eso veréis si es creíble.





jueves, 13 de junio de 2019

La feria del Libro de La "Terapia Natural" II

El #HiloDeLasTerapiasNaturales puede continuar. 


Al final hablé de un autor real que en la misma ficha de un libro se reconocía como tal, aunque el nombre y el CV del libro eran inventados: Tratamiento natural de la otitis. Firma el libro Dr. Renan Gerry. Autor: Adolfo Pérez Agustí (la editorial ha eliminado la página de su web)



¿Quién es ése autor? Adolfo Pérez Agustí es un personaje habitual en los vídeos de Mindalia TV (conocido canal de You Tube que promociona todo tipo de pseudoterapia). En este vídeo le vemos hablando y desarrollando unas peculiares teorías sobre la enfermedad de Alzheimer. Si se repasan todos sus vídeos, realmente su prolijidad en increíble, no hay tema que no haya sido tratado por esta persona.


En la base de datos de autores de la Biblioteca Nacional del España BNE, su ficha reconoce diversos pseudónimos que son utilizados en la "broma" de los libros de terapia natural. Por ejemplo:
Turner Maes, John que aparece como autor de Tratamiento de la Demencia Senil y otros libros de la serie. 


¿Cabe pensar que puede ser el autor de muchos de esos libros? Su producción editorial, de todo tipo, desde lo natural al cine, pasando por las armas ninja es impresionante.


Hay un dato aún más inquietante. En su ficha de la BNE aparece un enlace a un tal David Wallace (physicist) y dicho enlace de la wikipedia está por editar ¿¿?? ¿Es un nuevo personaje? 

En la ficha de Adolfo Pérez Agustí hay una foto con dos personas (lo normal sería su foto)


¿Quiénes son estas personas?

Si inspeccionamos la foto, ésta proviene de Peter Higgs (el de la derecha de la foto) famoso físico.


Entonces ¿el de la izquierda de la foto es Adolfo? No lo parece comparado con las fotos actuales.

¿Existe un David Wallace real? Si. ¿Con página en Wikipedia ?




Curioso. La misma foto.

David Wallace y Adolfo nacieron en 1945. Puede parecer que su admiración por David Wallace es tan alta que le gusta usar su imagen para si mismo

El auténtico David Wallace tiene un gran CV

La confusión de identidades, el intercambio de nombres, imágenes de otras personas reales que desconocen que están usando su imagen para avalar a un autor inventado que escribe sobre "terapias naturales".

Realmente ¿qué hay de verdad detrás de Adolfo Pérez Agustí? 

domingo, 9 de junio de 2019

La Feria del Libro de La "Terapia Natural"


No puedo evitarlo, pasear por La Feria del Libro de Madrid y fijarme en las librerías "verdes", de "terapias naturales", llenas de libros sobre múltiples posibilidades que la mente humana ha inventado para sentirse mejor.
En una de ellas me llamó la atención una serie de libros sobre multitud de problemas de salud con autores de nombres y apellidos poco comunes.


Elegí uno de ellos al azar. Escrito por August Keithley, deportista de élite que trabaja en la Universidad Pública de Idaho y tiene su residencia en Pocatello según su ficha de la editorial.


Cara de deportista y seguro que experto en el tratamiento natural del cansancio en el deporte. Quise saber más de este deportista, pero al poner su nombre en Google solo mesalía este libro y su editorial  

Había otra manera de buscar: poner su foto en Google Images y entonces, descubrí que el aguerrido exdeportista debía haberse ido de Idaho porque ahora era Ragnar Nordum, gerente de comunicación de Hurtigruten, la naviera noruega (curiosa transformación)

https://www.vg.no/rampelys/tv/i/EGE6a/tv-ekspert-uvurderlig-reklame-for-hurtigruten


Sería un error de nombre sin más. Si veo Alimentos energéticos, física cuántica y nutrición humana se me despiertan todas las alertas. Y su autor Rothgar Levine, que trabaja duramente en los campos de la nutrición y la cuántica, debía ser increíble, según su ficha de autor.



Esta vez, con ese nombre Rothgar, que no había oído nunca, me fui a las imágenes, se había transformado en Rådmann Ola Stene, simpático concejal de Levanger (Noruega)  


El mayor misterio de la nutrición cuántica es transformarte en otra persona, lejana y de vida diferentes, algo propio del multiverso cuántico y del Principio de Incertidumbre

¿Sigo buscando o me encontraré con un patrón similar?

No parece muy difícil encontrar dentro de la editorial una persona relacionada con la autoría de los libros https://www.editorialdilema.com/autores/perez-agusti-adolfo.asp 
Aparece como libro de su autoría, aunque en la portada sea el Dr. Renan Gerry de Rhode Island 




Y hasta aquí, el hilo de la "terapia natural". Si vais a la feria del libro, buscad los libros que os acabo de mostrar. Aunque os parezca increíble, todo lo que aquí he contado y mostrado es verdad.  

domingo, 2 de junio de 2019

El estímulo de la controversia con Abel Novoa. Algo más que el tema de las pseudoterapias.

Me alegra y enorgullece que Abel Novoa siga reflexionando públicamente en el artículo ¿Qué tipo de racionalidad da cuenta del progreso en medicina? La importancia de las controversias  utilizando alguno de mis comentarios. Debatir con él para cuestionar (o reafirmar) mis creencias es muy estimulante y le agradezco el esfuerzo. 

El ejemplo de Semmelweis y las reflexiones del libro del profesor José Antonio López Cerezo en su libro El triunfo de la antisepsia son muy enriquecedoras desde la historia de la medicina, con sus glorias y miserias, y desde su aplicación a situaciones actuales sobre los factores que inciden en los cambios y progresos en medicina, tanto desde el punto del conocimiento científico y de los factores socioeconómicos que la rodean (lo epistémico y no epistémico -ya voy aprendiendo a utilizar estos términos-). 

¿Puede volver a ocurrir algo tan evidente como el caso de Semmelweis hoy en día? Parece que sí. El reciente escándalo de los datos falsificados en estudios de anticoagulantes orales: Evaluation of the inclusion od studies identified by the FDA as having falsified data in the results of meta-analyses. The example of the apixaban trials no ha tenido inmediata repercusión en base a su gravedad. Parece que, en este caso, los poderes económicos de los fabricantes tienen más fuerza que el orgullo profesional cuestionado por Semmelweis en la Viena decimonónica. Vemos que, hoy en día, el cuestionamiento profesional del disidente es una herramienta del poderoso que se siente molesto con la crítica: ¿Atacarán a JAMA como lo hicieron al BIT? ¡Si Aristóteles levantara la cabeza!

Los cambios en la práctica clínica, salvo un hecho grave que modifica la autorización de un fármaco o de una recomendación tardan, en muchos casos, demasiado tiempo en aceptarse. Hace casi 20 años que cambió el paradigma del reposo en el dolor lumbar: Bed rest for acute low back pain and sciatica y todavía hay médicos que no aplican con claridad esta recomendación. 
La difusión del conocimiento requiere la participación activa del médico en un contexto de sobreinformación e infoxicación. Distinguir las fuentes y recibir información actualizada y de calidad requiere una participación activa y un esfuerzo adicional al trabajo asistencial. 
Otros aspecto a destacar es que aplicar un cambio en la práctica clínica no siempre es sencillo. Como ejemplo, la no prescripción de antibióticos en infecciones respiratorias leves recibe el rechazo de una parte de la población, la no medicalización de la vida, etc. son elementos que dificultan la racionalidad de las recomendaciones médicas. También en esto hay una gran parte de responsabilidad individual de los profesionales: la inercia, la resistencia al cambio, la comodidad juegan un papel relevante en el mantenimiento de actividades obsoletas o claramente negativas. 
La racionalidad de la ciencia está influida por numerosos factores, como bien se dice en el artículo. De forma global, creo que hay muchos más ejemplos de racionalidad equilibrada en medicina entre los distintos factores que la determinan que fallos y errores manifiestos. 

Cuando Abel aconseja a la homeopatía que se salga del marco de la evaluación científica para validarse, tiene razón, es una batalla perdida. En ocasiones he definido a la homeopatía como una NADA a la búsqueda de una explicación. Algo imposible. Y les aconseja entrar en las "otras visiones de la clínica distinta, que utiliza otras variables personales y relacionales y aprovecha creencias individuales coherentes con una idea personal de terapia o sanación". ¿Eso es medicina u otra cosa?

El caso de la Dra. Mary Gunn no es más ilustrativo que otros cientos similares, simplemente lo vive una médico con formación científica. Como persona afectada de una enfermedad grave buscando respuestas y alivio realiza un recorrido alternativo a un homeópata y a un lama. El homeópata hizo lo que cualquier psicólogo bien formado haría para la comprensión de la vivencia de la paciente, su aceptación, sus miedos, formas de abordarlo. Se sintió confortada por ello. El homeópata ligaba su empatía y escucha terapéutica a la toma de bolitas de nombres latinos y funciones absurdas basadas en hechos indemostrables. La Dra. Gunn, por su edad, es hija de la fascinación orientalista tardohippy que todavía impera en Occidente. Y buscó en la filosofía oriental palabras de confort y comprensión desde otra visión de la vida y de la muerte. Excelente. El que lo desee que lo haga y le sirva de ayuda. Pero ¿es eso medicina? Cada persona debe buscar su ayuda donde considere oportuno y desee. Cuando la Dra. Gunn eligió no usar terapias agresivas, eligió con libertad y conocimiento. Creo que Richard Smith ha pasado poco por la consulta cuando piensa que decir a alguien que su evolución es negativa (su cuerpo se está desmoronando) es motivo de expulsión de la profesión. Si algo ha cambiado para bien en el abordaje de las enfermedades graves es la transmisión adecuada de la situación a los pacientes para que tomen sus propias decisiones. E ingenuamente, o casi como un charlatán, Richard Smith liga el buen estado de la paciente a sus contactos con el lama y la homeopatía (parece que la continuidad del tratamiento hormonal haya tenido algo que ver)

La crítica a las pseudoterapias, precisamente se basa en esas falsas asociaciones entre los beneficios individuales y la consideración de utilidad general. Cada persona completa (o suspende) el abordaje científico del tratamiento de una enfermedad con lo que desee, en base a sus creencias y expectativas: rezar, hacer meditación, viajar a la India; elementos que a algunos nos parecen absurdos e innecesarios y a otros maravillosos. Y precisamente por eso, no podemos decir que para tratar un cáncer debemos ir a la India o Tíbet, pagar a un lama, tomar bolitas mágicas o cualquier otra modalidad que contenta la psicología personal del afectado y el pensamiento mágico común y exacerbado en el paciente vulnerable. Y además, porque esa normalización conlleva abusos, falsas expectativas, desacreditación del abordaje científico y otros efectos secundarios conocidos y reales.

Los elementos que constituyen la empatía, la escucha terapéutica, las "consultas sagradas" y el interés real por la situación de los pacientes y sus problemas son características de la mayoría de los médicos clínicos. Nadie marca rutas al paciente en su propia vida y en sus creencias. La diferencia es que nosotros, médicos clínicos con formación científica, no debemos apoyar determinadas creencias específicas ajenas al campo de nuestra profesión. Por ello, la aplicación de pseudoterapias en el contexto sanitario (autoridad, posición en la sociedad como científico) es una manipulación del paciente que liga ambos conceptos. La Dra Gunn ejerció su libertad, es decir sus sesgos cognitivos y su vulnerabilidad como paciente afecto de una enfermedad grave. No quiero abrir debate filosófico sobre el libre albedrío. 

El perfil de los usuarios de las terapias alternativas en España, similar en toda Europa, es un dibujo social de múltiples tendencias que yo resumo en la "saturación del bienestar". No tengo referencias ni lecturas suficientes para aportar citas sobre ello. Es mi opinión. La incultura científica de esa población definida de mujer con estudios superiores es igual de grande que en otros estamentos sociales. El orientalismo tardohippy, todas las creencias "new age", las diferencias personales respecto a la presencia de pensamiento mágico en cada persona, están detrás de ello. Y siempre, siempre, los sesgos cognitivos: nuestro cerebro quiere ser engañado cuando sufre y nadie está libre de ello. Aquí si recomiendo un excelente libro: Nuestra mente nos engaña, sesgos cognitivos y errores que todos cometemos de la psicóloga Helena Matute.

La actitud de crítica pública y debate sobre las pseudoterapias no existía hasta hace poco. Dichas pseudoterapias no son visiones novedosas sobre problemas no resueltos. Habitualmente son terapias basadas en teorías viejas, muy viejas sobre el origen de las enfermedades. O son teorías aberrantes y dañinas sobre las enfermedades como las que ligan su origen a los conflictos emocionales o plantean tratamiento absurdos y simples para realidades complejas.

La libertad de elección informada ( y dejamos el libre albedrío) es la base de la práctica clínica actual. Y debe respetarse, aunque en tu opinión sea un error (todos hemos tenido casos así). Desde luego, la medicina tiene ya bastantes problemas para avanzar con racionalidad científica (cribados, medicalización, etc.)

Los debates científicos se abren y se cierran si hay nuevos datos que hagan cuestionar la idea previa. Eso es así y va a seguir siendo. Se necesitan conclusiones, si no, todo vale porque nada es del todo cierto nunca.

sábado, 25 de mayo de 2019

En respuesta al artículo Epistemología, sociología de la ciencia... de Abel Novoa

Esta semana Abel Novoa publicó un artículo de reflexión sobre las terapias alternativas desde la perspectiva de la filosofía de la ciencia que tan bien domina y de la que aprendemos gracias a sus textos. Epistemología, sociología de la ciencia y terapias alternativas legales. Reflexionando alrededor de la homeopatía. Por Abel Novoa es el título del mismo

Me siento honrado que mi artículo publicado en 2017 La homeopatía como abordaje no científico de la terapia farmacológica  haya servido de elemento de reflexión sobre las terapias alternativas, junto a otros textos que abordan el tema. A lo largo de los días siguientes ha pervivido el debate sobre el texto en Twitter.

Abel aporta textos que desconocemos la mayoría de los lectores, y para mí, suponen una gran aportación para reflexionar sobre lo adecuado de mis propias ideas, por ello, siempre es bienvenido.

Un aspecto destacado es la validez de la plausibilidad teórica para descartar elementos terapéuticos o conceptuales en ciencia, y para concretar, en la homeopatía. La ciencia ha sufrido cambios radicales en la orientación de un problema, gracias a personas que cambiaron un paradigma que luego se confirmó cierto. En 1981 Robin Warren y Brian Marshall asocian una bacteria a la úlcera gástrica y duodenal. Cambió el paradigma del origen de la enfermedad y revolucionó la terapia y la evolución de numerosas enfermedades gástricas. Al principio, incredulidad, luego confirmación con pruebas sólidas. Este ejemplo de cambio de paradigma está basado en las nuevas pruebas aportadas, no hubo que esperar 200 años. 
La homeopatía no ha aportado ni una sola prueba científica que avale su uso como parte de la ciencia, pero utiliza todos los elementos que la hacen parecer ciencia sin serlo. La homeopatía es una simulación, quiere usar los elementos científicos para apoyarse, sin cumplir ninguna de sus premisas. No entro ahora en los beneficios que los pacientes sienten con ella, sino en la propia homeopatía como ritual, usando comprimidos y soluciones como si fueras acciones propias de fármacos. La homeopatía ha gastado sobradamente su tiempo y su crédito para demostrar algo. Que se siga usando no le da ningún valor. Seguir investigando parece una absoluta pérdida de tiempo. La alquimia pasó a la historia y nadie se plantea que haya que tener visiones alternativas sobre ella y dejar puertas abierta a todas las posibilidades. A lo largo de la historia, hay que cerrar capítulos y seguir adelante, sin más.
"A grandes afirmaciones, grandes pruebas"; para ir en contra del cuerpo teórico en biología, física y química, deben presentarse grandes pruebas de que hay otras vías. Y no aparecen en este caso. Si hay personas que quieran usar su vida en la investigación en este campo, que lo hagan, pero eso no le da crédito científico y social para tener una duda perpetua sobre si habrá algo más que lo que hemos visto hasta ahora. La "efectividad" de un producto homeopático no está en un intrínseco valor desconocido y misterioso sino en el efecto inducido a través del placebo en la persona. También eso tiene un abordaje científico como bien desarrolla Benedetti en sus trabajos. 

Considerar que la crítica a las "terapias alternativas" cuestiona otras prácticas, donde todo lo que se hace no está basado en la experimentación, me parece un mal ejemplo. La medicina de familia utiliza las herramientas y habilidades del conocimiento científico y las aplica en un contexto, no de laboratorio, sino de vida real. Y la realiza un médico con características personales que pueden ser muy diversas (personalidad, capacidad de empatía, habilidades de comunicación..) que pueden ser de ayuda o un lastre para él y sus pacientes. Ese factor, que se puede estudiar y medir, es lo "no científico" de nuestro trabajo. Y precisamente, en mi opinión, se distinguirá un buen profesional el que utiliza lo formal y lo informal en beneficio del paciente. Y se puede hacer sin engañar, simular, fantasear y manipular a los pacientes con remedios sin fundamento, obsoletos o directamente absurdos. El peligro está en que en la medicina de familia se cuele esa visión "holística" de la relación con los pacientes. Respetando la opinión del paciente, se le debe transmitir los límites del conocimiento y de la ayuda que le puedas proporcionar, con empatía. Desde luego, claro que hay plausibilidad biológica en la mejoría de los pacientes al mejorar la relación clínica. Éste artículo de Benedetti que cité en mi artículo lo resume muy bien: Placebo and the new physiology of the doctor-patient relationship.

En el mundo real, las terapias alternativas no son un ejercicio de libertad informada; y decir esto no es paternalismo médico, hay una manipulación del vulnerable con objetivos claros de beneficio para el terapeuta. Podemos endulzar la idea con grandes apelaciones a la democracia del pensamiento y de la libertad individual, pero, en mi opinión, la mayoría de los pacientes ignoran lo que hacen al usar esas terapias y buscan respuestas a expectativas no reales fruto de su vulnerabilidad. Y eso, irrita a muchos profesionales que nos hemos destacado en su denuncia.

Agradezco a Abel sus aportaciones y, vuelvo a decir, su lectura presenta enfoques diferentes e interesantes para reflexionar. En ocasiones estoy de acuerdo, en otras no.

sábado, 2 de marzo de 2019

Del #NoSinEvidencia al #coNprueba

En noviembre de 2013, tres médicos de familia: Javier Sorribes, Rafael Bravo y yo, lanzamos una iniciativa #NoSinEvidencia que pretendía influir en las autoridades sanitarias de la época a favor del uso de las evidencias científicas como la herramienta de evaluación de todas las terapias aplicadas en la salud humana y en la denuncia de las pseudociencias que se ofrecían en la sociedad sin el aval científico necesario. Era una denuncia global sobre todas ellas pero especialmente, por la actualidad de ese momento, contra la homeopatía. Se pretendía aprobar una legislación enormemente permisiva de la misma que chocaba con la razón científica.


MANIFIESTO


La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.
Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.
Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.
Por lo tanto, solicitamos:
  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.
Aquella iniciativa tuvo gran éxito entre los profesionales sanitarios y científicos en general de todos los ámbitos. De esta manera, desde el ámbito sanitario se unieron esfuerzos, junto a otras organizaciones promotoras del pensamiento crítico de nuestro país que llevaban años denunciando esta situación.

En el transcurso de estos más de 5 años, los medios de comunicación han ido reflejando en numerosos programas y textos estos temas creando un espíritu de conciencia crítica entre numerosas partes de nuestra sociedad que anteriormente no existía.

Orgullosamente me he sentido partícipe de estas actividades, lo que me supuso una denuncia de 25 médicos homeópatas de toda España ante el Colegio de Médico de Madrid solicitando mi inhabilitación (sobreseída por el Comité Deontológico).

La entrada en el último Gobierno de España de personas como Pedro Duque, Carmen Montón y María Luisa Carcedo, convencidas de la necesidad de realizar actuaciones legislativas contra la impunidad de los pseudoterapeutas y de comunicación de la información a la sociedad, ha motivado la presentación de la campaña #coNprueba en el día de ayer.

Es una alegría ver que los esfuerzos de estos años de muchas personas (varias de ellas - Emilio Molina, Fernando Cervera y otros- con denuncias judiciales por parte de los difusores de pseudoterapias peligrosas) han provocado un compromiso político de las autoridades sanitarias.

Lo considero un gran avance y un paso más para la educación científica de la sociedad y para desterrar de la vida pública aquellas ideas sobre la curación de las enfermedades basadas en los mitos, las creencias, la manipulación del vulnerable y el aprovechamiento económico de los mismos.


/