martes, 22 de febrero de 2011

La pública y la privada

Sinceramente, mi solidaridad con la Presidenta de la Comunidad de Madrid. Y valorar positivamente que haya decidido intervenirse en un Hospital público, tras haberse hecho, probablemente, el diagnóstico en un Hospital privado, según la bolsa que llevaba en la mano.


23 comentarios:

  1. La preocupación por el proceso privatizador de la Comunidad de Madrid sólo es comparable al beneplácito y la palmadita en la espalda del Ministerio, en palabras, por ejemplo, de su Secretario General de Sanidad, Martínez Olmos. Se necesitan unas decenas de años para ver las consecuencias de lo que están haciendo con la Sanidad los políticos, pero se verán y será, me temo, demasiado tarde. Algún día habrá que escribir de la impunidad con la que hacen lo que le sale de los huevos los médicos privados: citologías cada 6 meses, mamografías anuales desde los 35 sin patología previa, ciclos de 21 días de colirios con corticoides para una conjuntivitis alérgica, ciclos de 10 días con nebulizados de corticoides para una laringitis aguda, bifosfonatos como caramelos, clopidogreles como churros, ecografías anuales para nódulos tiroideos que no crecen desde la época de Tejero, inhibidores de la cox2 a tutiplén, resonancias para la artrosis, para un dedo de la mano, PET-TAC como pa una boda, tubo por arriba, por abajo, por el centro, y así. Siempre más es mejor y más caro es mejor. Y los pardillos de los médicos de familia teniendo que hacer de sindicalistas trasnochados todos los días, dándonos de cabezazos contra la pared.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo, Roberto

    ResponderEliminar
  3. Pero es que ese sin sentido de pruebas, sin un fin pronóstico ni diagnóstico, es lo que el paciente que usa privados "cree" que quiere y que "necesita".

    Cree, porque no estarían de acuerdo si de verdad se leyeran los consentimientos informados de las pruebas complementarias que nos hacemos.

    Son como las pólizas de los seguros que nadie lee.

    Y necesita, porque ningún estudio serio, a no ser los realizados a ratas embarazadas con embriones de gato, avala el uso indiscriminado de tanta prueba para un screening.

    Además todo se adereza con una celeridad en la ejecución de ellas.
    "En el SNS tardan demasiado tiempo en realizar...." es una propaganda de uso habitual.

    Eso sí salen muy contentos con el facturón que tuvieron que pagar, y alardean de ello frente a los amigos.

    De lo que no alardean,es de los fármacos que prescribe el privado.

    Estos se los intentan colar al médico de cabecera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Conociéndote, me defrauda que estés "absolutamente de acuerdo", Vicente. Porque también podría escribirse una retaíla de ejemplos para mostrar que "los médicos públicos" hacen lo que les sale de los huevos.

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo con Roberto...
    Una cosilla: Esperanza se hace las pruebas en la privada y se opera en la pública, pero ¿ha sufrido lista de espera como tantos madrileños? Me alegra que se la atienda tan rápido porque acabo de leer en otro foro que una mujer sufrió 6 meses de dilación por un Ca de Colon.
    Eso sí, le deseo a esta mujer lo mejor, como se lo deseo a tanta gente que sufre esto y más.

    ResponderEliminar
  6. Por lo visto, ha utilizado un Hospital que no le corresponde (o le toca la clinica privada Moncloa o el FJD)

    Aqui lo pone http://ventanasdelfalcon.blogspot.com/2011/02/esperanza-aguirre-su-cancer-el-hospital_21.html

    ResponderEliminar
  7. Demosle un voto de confianza a Espe, pensando que el Clínico contrata los servicios del servicio de radiodiagnostico de un hospital privado porque su servicio está saturado

    ResponderEliminar
  8. Aunque no sé quién eres, al firmar como anónimo, tengo que reconocer que la generalización es errónea y me he dejado llevar por el primer impulso. Pido disculpas. Entiendo a Roberto, dado que los ejemplos que se ponen respecto a las actividades preventivas masivas y desordenadas (mamografías a cualquier edad o grupo de riesgo, citologías y revisiones anuales, uso masivo de bifosfonatos, COX2, etc; se ve en gran cantidad de informes que traen los pacientes de consultas de sociedades (privadas, privadas muy poquitas) y si el modelo va en ese sentido, hay un riesgo. Aún así, pido disculpas por generalizar y reconocer que el buen profesional está y no está en todos los ámbitos.

    ResponderEliminar
  9. Como mujer me solidarizo con la Sra. Aguirre y su enfermedad, a pesar de que la señora en sí no es santo de mi devoción.
    Como bien dices buenos profesionales hay en todos los ámbitos de la sanidad, sin embargo la sanidad pública acaba teniendo más recursos en cuanto a tecnología e investigación que la privada. Yo creo que tampoco dudaría dónde operarme de un cáncer de mama, a pesar de que tengo contratado un seguro se salud y de que trabajo en la sanidad privada.
    Por ello creo que con la decisión de intervenirse en un hospital público mata dos pájaros de un tiro: saber que va a estar en buenas manos y además hace un gesto político.
    Pero no nos engañemos: su combinación es la ideal, porque va a tener todas las ventajas de la sanidad pública pero ninguno de sus inconvenientes, ya que no me cabe duda de que será tratada de forma diferente (en todos los aspectos)respecto al ciudadano anónimo de turno que podemos ser cualquiera de nosotros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Criminalizar la praxis de los médicos de la privada sin pensar en el choteo que se llevan muchos en la pública tirando con pólvora del rey (p ej poniendo prótesis de cadera a ancianos con Alzheimer) me parece cuanto menos frívolo. Si hay mala praxis, se supone que los colegios de médicos tienen comisiones deontológicas para eso. Tirar la piedra y esconder la mano no es de gente seria ni honrada.
    Sobre el caso Espe (y vaya oor delante que no soy precisamente simpatizante de los suyos), me temo que los VIPs pueden jugar a ser importantes siempre que quieran en el sistema público, pero no son los únicos. Podríamos hablar mucho, y hacer demagogia, pero lo cierto es que en todos los hospitales y centros hay una lista de "recomendados" y gente que son "colados" como familiares, amigos, conocidos, vecinos... A ver si ahora el problema será que la abuela fuma. Encima que al menos "vende" la pública, en vez de ir al MD Anderson, encima le tiran piedras. Pero eso sí, es poco oportuna, porque hoy mismo los oncólogos de la sanidad pública denuncian que el diagnóstico del cáncer "se prolonga en exceso" http://bit.ly/glqOo9 , y como decía Vicente, el diagnóstico es de la privada...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo me ha quitado el yocomentario de la boca... buena parte de las pruebas se externalizan... aunque no se yo si Nuestra Señora del Rosario... ;) Y sí, por desgracia, hay de todo en todas partes, y dentro de dos años nos sorprenderemos de las "burradas" que nosotros mismos hacemos hoy, igual que hoy nos asombramos de lo que hacíamos hace cuatro (y eso que yo llegué "tarde" a los bifosfonatos...) Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Todo el animo del mundo y todos mis mejores deseos para una pronta recuperacion y ojala se cure pronto .

    Dicho esto, seria bueno reflexionar si el diagnostico tan precoz se podria haber orientado ya desde una consulta de atencion primaria, en la que de los 6 minutos disponibles por persona, teoricamente mas de 10 son para manejar el ordenador y demas burrocracia , y otros tantos para hacer de celador controlando las salas de espera.. y por ello sin el minimo tiempo para la inspeccion y exploracion imprescindibles para un diagnostico

    ResponderEliminar
  13. ¡¡ Joder con Roberto...¡¡
    Todavia no es Médico de Familia oficialmente ( de forma imcomprensible), y tiene razonamientos que a muchos que estan viviviendo de la Atención Primaria en la Sanidad Pública les da exactamente lo mismo.

    Y la famosa teoria Güemes de que el dinero sigue al paciente, y que importa quién realiza la provisión de los servicios si el financiador es público... es la que se viene aplicando poquito a poquito en Madrid, para que en menos de lo que canta un gallo lo rentable esté privatizado y lo no rentable siga en la público.
    La deseamos lo mejor a la Sra. Aguirre, no obstante, en lo relativo a su salud personal. Otro tema son sus ideas políticas en temas sanitarios, que no comparto en absoluto.

    ResponderEliminar
  14. En primer lugar desear a Esperanza Aguirre mis deseos de una pronta recuperación y animarle a que persista en el empeño de esa lucha contra el cáncer en la que estamos muchos pacientes del Sistema Nacional de Salud.
    En mi opinión, la coexistencia de los dos sistemas, el público y el privado, no solo es complementaria sino que también la considero aconsejable. Trabajo en el mutualismo funcionarial y en él conviven los dos sistemas y con los conciertos establecidos entre ambos y el pertinente control no deben existir diferencias. En el caso de que haya desviaciones se establecen penalidades que encauzan actitudes interesadas.
    La sanidad privada puede aliviar las listas de espera e incluso algunos de los procedimientos terapéuticos y, a su vez, la sanidad pública, puede colaborar con las limitaciones que evidencian los centros asistenciales privados.
    Desconozco el procedimiento que ha seguido la señora Aguirre pero me parece perfectamente compatible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. siempre sera mejor privada-pública. que privada-privada-privada como algunas "defensoras de la sanidad pública" cuando les toca a ellas

    ResponderEliminar
  16. Curioso como el personal tiene la necesidad de aclarar que no es de "la cuerda" de la señora Aguirre. No se les ha pedido esa explicación y a nadie le importa. Aún así, le desean una pronta recuperación. ¡Que majos!

    ResponderEliminar
  17. La dicotomía asistencia pública o privada genera pasiones.

    Cada cual tiene su opinión.

    Miramos antes el sistema de gestión que la calidad de sus profesionales o de sus cuidados. Y al generalizar erramos.

    Cada ciudadano es libre de buscar asistencia sanitaria dónde quiera o pueda permitírselo.

    Un consejo de sentido común, antes de entrar en un laberinto búsquese un buen guía o podrá perderse.

    Los mejores guías que conozco son médicos de familia del sistema público, capaces de acompañar a todo tipo de pacientes por todo tipo de situaciones.

    El editor de este blog es un ejemplo. Y estos tiempos los necesitamos.

    ResponderEliminar
  18. Hombre, Aguirre ha hecho lo mismo que muchos pacientes: ir a la privada, hacerse las pruebas complementarias y luego ir al público a pedir que le operen.
    En todas partes cuecen habas, en algunas a calderadas, como bien habéis apuntado arriba. No se libra ni la pública ni la privada, en todas partes se abusa según el carácter del médico que atienda a esa persona (y las presiones externas que tenga, porque Doña Herminia no se va a ir de la Clínica Superguay sin su ecografía, faltaría más).

    ResponderEliminar
  19. Bueno veo que el debate está encendido. A mi no me preocupa, trabajo en la pública y creo en un sistema público fuerte y de calidad, el resto que haga lo que le parezca. Dicho esto, quiero señalar algo que Esperanza dijo al anunciar su cancer de mama. Que la gente vaya a revisiones de su ginecológo y que hagan lo que este les diga. Olvida que la Comunidad de Madrid tiene un programa de detección precoz del cancer de mama a partir de los 50 años para todas las mujeres en ese tramo de edad y que son convocadas cada dos años a la mamografía por teléfono, que los resultados de la mamografía son enviadas a su médico de familia que es quien informa del resultado. Las citologías para detectar precozmente el cancer de cervix se hacen en el centro de salud por el personal de enfermería cada 3 años a partir de los 25 hasta los 65, los resultados llegan al médico de familia que es quien informa a las pacientes. Los ginecologos no hacen revisiones periódicas preventivas en el sistema público, lo cual está en relación con las dudas científicas sobre su utilidad para prevenir el cancer en la mujer. Por tanto el mensaje lanzado es incorrecto y crea confusión.

    ResponderEliminar
  20. Doctor F Llordachs, evidentemente hablo de una tendencia y no de uno por uno de los profesionales. En la pública los hay también, pero el sistema acabaría por no permitírselo. Igual que el sistema privado no le permitiría a un médico comportarse sin ser un pide pruebas y un intervencionista del copón, en general. El screening indiscriminado, usar fármacos de segunda línea mucho más caros que se reservan para casos refractarios a los primeros, hacer analíticas cada tres meses a los dislipémicos, cada seis a los que adelgazan, cada dos a los diabéticos, ecocardiogramas a todos los hipertensos, todavía no se considera mala praxis. Pero todo se andará. No creo que el colegio de médicos, al menos el de Madrid, vaya a contribuir mucho a esta lucha, refugiado en la connivencia política y ocupado en organizar torneos de golf y conciertos de música barroca, o alquilar sus aulas a 1000 euros la jornada a sus colegiados. Jose Antonio, cada uno puede elegir atenderse donde quiere. Pero, que no vengan a por la receta al sistema público, que un Real Decreto lo prohíbe. El sistema público no tiene por qué pagar los caprichos terapéuticos del privado. El hecho de que un paciente tenga que irse a adelantar una prueba a la privada rebela que el sistema público tiene una deficiencia y hay que solucionarla. Yo lucho porque mis pacientes pobres tengan derecho a la misma asistencia en los mismos términos que los ricos que tienen seguro privado. No es sólo la prueba. Es una filosofía de gestión, que acabará destruyendo la pública para demostrar que la privada es mejor.

    ResponderEliminar
  21. Parece increible, que Roberto Sanchez, un médico que incomprensíblemente todavía no tiene el título oficial de médico de familia, nos diga cosas que los que tenemos la suerte de vivir de ella, miremos a otro, y no digamos nada, ante los hechos, los dichos, que un día si y otro también hablan de que la única salida es la privatización de la sanidad, y que desacredita a la Atención Primaria.. (Burgueño...)
    Por cierto la presidenta se ha operado en un Hospital público, faltaría más, pero en la foto, al entrar en el Hospital Clínico lleva la bolsa de plástico con las radiografias que la han realizado en el Hospital Nuestra Señora del Rosario...

    ResponderEliminar
  22. “Parece increible, que Roberto Sanchez, un médico que incomprensíblemente todavía no tiene el título oficial de médico de familia.” Fernando, con las ideas que me metéis en la cabeza tú, Bonis, Padilla, Rafa Bravo, San Juan Gérvas, Félix Miguel, Raquel Gómez Bravo, Cofiño, Gavilán, los dos Casados, Jose Andrés Llamas, Elena Serrano, Tiago Villanueva y el editor de este blog, con que no me abran un expediente antes de acabar, me doy con un canto en los dientes.

    ResponderEliminar
  23. No se ha comentado aún pero dentro de lo público, hay hospitales y hospitales.. por qué ha ido al clínico y no se ha operado en uno de sus flamantes nuevos hospitales?? Ese habría sido el paso político lógico como respaldo a estas nuevas unidades.. pero cuando le toca a uno no es tan bonito no?

    Siento que haya tenido que pasar por algo así, pero a lo mejor le sirve para entender mejor como funciona la sanidad pública(y privada) madrileña, desde el punto de vista de un 28/, nose quizá tenga su aspecto positivo. (por favor que nadie piense creo que la enfermedad tiene aspecto positivo en si misma)

    ResponderEliminar