miércoles, 29 de febrero de 2012

No pueden más

Fotografía de Lewis Hine

¿Os acordáis cuando hace tiempo se hablaba de la conciliación de la vida laboral y familiar? ¿O de aquella iniciativa de racionalización de los horarios laborales? Todo se ha hundido y olvidado, todo en aras de la competitividad, de la eficiencia, de la rentabilidad, de la "creación de puestos de trabajo".
La consulta se está llenando de gente desesperada que viene a pedir ayuda por su ansiedad, y hablo de un perfil específico entre otros: madres jóvenes con empleos precarios, da igual su cualificación: limpiadoras, trabajadoras de supermercados, becarias del CSIC o "jóvenes en prácticas sobradamente preparadas en empresas de prestigio" que han tenido el valor de tener hijos, no a una edad precoz, sino a una más que razonable, que no tienen tiempo de ver a sus hijos, que se sienten culpables por ello, que ven sus condiciones laborales y económicas deterioradas y no pueden más. Se sienten tristes y decaídas, no quieren "pagarlo con los demás" por su irritabilidad, que se dan cuenta de que tienen que aceptarlo pero no pueden más, que se avergüenzan de llorar con facilidad, también en la consulta, que no quieren tomar medicación pero no pueden más.
Ésta es una de las realidades de nuestra sociedad que hay que sacar a la luz, que las medidas "dolorosas" que hay que tomar no sean anónimas, que tengan la cara de las personas, que al menos quienes tienen que tomar las decisiones - desde el Banco Central Europeo, los burócratas de la Unión Europea, los Gobiernos central y autonómicos hasta los economistas tertulianos (por ejemplo La Brújula de la Economía de la Onda Cero) - dando lecciones de lo inevitable que es hacer recortes duros para que "la inversión fluya", no salgan limpios por sus acciones y opiniones, que se vean salpicados, al menos, de las lágrimas de sus víctimas

37 comentarios:

  1. Hoy llevo una hora de reloj del tiempo de consulta escuchando personas llorando...

    Quizá tengamos que empezar a pensar como sociedad en cambiar las lágrimas por otras acciones

    ResponderEliminar
  2. susana una paciente tuya29 de febrero de 2012, 20:33

    como me veo reflejada

    ResponderEliminar
  3. mujeres que se quedan sin trabajo al quedar embarazadas. Gracias una vez más Vicente.
    Antoni Agustí.

    ResponderEliminar
  4. Siete años de despropósitos despilfarros,EREs que EREs etc, nos han metido en esta dura situación, de la que sólo saldremos con medidas duras y duro esfuerzo No hay fórmulas mágicas ,siempre ha sido así, véase por ejemplo el llamado milagro alemán tras la II guerra mundial. En mi casa mi mujer y yo trabajamos y somos padres de cuatro hijos, esta realidad la conocemos bien y entendemos que lamentablemente y al menos por un tiempo va a tener que ser así. Pero mucho más duro que ver poco a tus hijos por exceso de trabajo es verlos demasiado por no tener con que darles de comer como se encuentran más de cinco millones de españoles. Así que dentro de la desgracia en mi casa nos consideramos auténticos afortunados y creo que todo el que trabaje debe de sentirse así. Ahora es tiempo de esfuerzo por parte de todos para sacar ésto adelante....ya vendrán tiempos de exigir otras mejoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si limitamos las responsabilidades y los males a los errores de los últimos siete años, ¡apañados vamos! Ya tenemos a quién echar la culpa y lo que nos queda es aguantarnos con lo que nos toca. Podemos echarnos a dormir que los problemas se arreglarán solos.

      Eliminar
  5. Incluso mujeres q se quedan sin trabajo POR estar embarazadas.

    ResponderEliminar
  6. Realmente el panorama es desolador:
    Puedo hablar desde mi experiencia como desempleada desde hace un mes aunque mi caso no es tan sangrante como el de otras personas pues mi marido tiene la suerte de tener un trabajo fijo, ves a tu alrededor como se desmorona el estado de bienestar, personas que tienen que recurrir a la beneficencia y luego oyes a esa banda de petulantes que viven en una burbuja ningunear y despreciar cualquier movimiento de protesta. Nunca se sabe a donde llega la capacidad de aguante del ser humano.

    ResponderEliminar
  7. Esas mujeres que describes encontrarán la forma de frenar esas lágrimas, reorientarse y seguir de nuevo. Lo han hecho mil veces a traves de la historia ( acompñadas o no) La clave esta, desde mi punto de vista, en lo que dices al final, en si es justicia que sea así o no, si es ahi donde tienen que estar lágrimas, si realmente esas son las únicas medidas que se pueden hacer,.... si no se puede idolatrar al tiempo o a la velocidad ((en vez al dinero)))

    ...Un abrazo Vicente

    ResponderEliminar
  8. Algunas también lloran en público (http://otrafuncionpublica.blogspot.com/2012/02/quien-necesita-una-reforma-laboral-en.html)...
    En cualquier caso, las que lloramos somos adultas y tenemos nuestra opinión forjada y recursos para resolver problemas en la medida de las posibilidades. Creo que los que verdaderamente sufren y sufrirán la situación, aunque no lo sepan ni se percaten ahora, son los menores. Hay que estar ciegos para no percatarse del daño que se hace a la sociedad tocando los pilares de su sostenimiento.
    Muchas gracias por tu sensibilidad

    ResponderEliminar
  9. Soy médica, madre de dos hijos. Mi día a día transcurre entre las lágrimas de mis pacientes en la consulta y las carreras vespertinas con los niños. Ellas son mujeres iguales a mí, con sus deseos frustrados, su intensa necesidad de complacer a los suyos, a los otros, a la sociedad. Es cierto que el mundo vive gracias a nosotras, a nuestra FUERZA, a que seguiremos tirando adelante aunque de vez en cuando parezca que ya no podemos más, pero siempre nos apoyaremos entre nosotras.

    ResponderEliminar
  10. No están enfermas. La sociedad es la que está enferma.
    ¿Que les recetarían a esta sociedad?

    ResponderEliminar
  11. Algún día alguna no llorará y tomará acciones a la desesperada. Esperemos que en ese momento se acuerde de las personas que son responsables (y no hablamos sólo del empresario).

    ¿Por qué en otros países no cuenta la hora de comer y trabajan de 9 a 5? (el clásico "9 to 5" o "8 to 4") ¿Por qué España es el único país en el que trabajar a partir de las 6 de la tarde es normal? Y encima tenemos que "dar gracias por tener trabajo" como dirían los que han vivido la guerra o son hijos de ellos.

    ResponderEliminar
  12. La economia es una herramienta para vivir mejor, no un fin en si mismo. Si la economia hace que la sociedad esté mal, hay que cambiar la economia. Pero la economia actual beneficia a unos pocos, que son los que toman las decisiones. Por eso no la van a cambiar. Somos nosotros quienes tenemos que tomar conciencia de que los perjudicados somos nosotros, y debemos cambiarlos a ellos, y quitarle el poder a los que mandan. Hasta que no lleguemos al limite, no reaccionaremos.

    ResponderEliminar
  13. Pues aquí tienen el maravilloso Estado del Bienestar.

    ResponderEliminar
  14. Por favor, Dr. Marchal, no nos repitas las fracasadas e inhumanas fórmulas de los gobiernos neoliberales que nos gobiernan, por ponerles un nombre decente.

    Somos muchos que no podemos tener 4 hijos. Con 4 hijos ahora mismo estaríamos pidiendo para salir adelante (después de la jornada laboral los que por suerte seguimos teniendo trabajo). Que tú tengas un gran sueldo y un gran trabajo no es lo que abunda. La mayoría tenemos trabajos con los que por ahora sólo conseguimos pasar el mes sin ningún tipo de lujo y a durísimas penas.
    A ver si os enteráis las élites de este país que vivís en otro mundo y lo que vale para vosotros no vale para la gran mayoría de los ciudadanos..

    Que no nos engañáis con esos cuentos chinos de la cultura del esfuerzo y memeces parecidas.
    Cada día nos esforzamos, trabajamos como el que más cuando tenemos la oportunidad. Otra cosa es que nos paguen lo suficiente para vivir en esta s(u)ciedad que habéis creado a base de robar dinero a manos llenas, destruir los valores sociales beneficiosos y sustituirlos por la falsa idea de que lo único que vale es el dinero, el trabajo, el rendimiento y productividad que sólo benefician a los de siempre.

    Capitalismo salvaje y radical es el megavirus que nos está matando.

    Os creéis los que tenéis dinero que estáis por encima de los demás. Y que los demás si son pobres es porqué quieren o no se esfuerzan lo suficiente.
    Intentáis con vuestros discursos que los que no estamos tan bien nos sintamos mal y pensemos que estamos así por nuestra culpa. No.

    Nos han (habéis) estafado.

    ResponderEliminar
  15. Os dejo una cita que creo que lo dice todo:

    "No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma"
    J. Krishnamurti

    ResponderEliminar
  16. Los empresarios se pasan las lágrimas de sus empleados por salva sea la parte. Ellos lo único que miran es la cuenta de resultados.

    Si un trabajador cae en una depresión y le da por cometer una locura ellos van a dormir con la misma tranquilidad que el día anterior porque al día siguiente va a tener a otra persona realizando ese trabajo.

    Es un asco la mierda de empresarios que tenemos y la mierda de sociedad que estamos creando.

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes.
    Estoy enfrascado en un proyecto fotográfico sobre las consecuencias de la crisis de crédito y el paradigma neoliberales sobre la vida de las personas en este pais. Estoy centrandolo bastante sobre el tema de los aspectos sociológicos como factor detonante del transtorno psicológico. Me interesa ponerme en contacto con personas que estén sufriendo cualquier tipo de transtorno de ansiedad o depresión y estén interesadas en entrevistarse conmigo y ser fotografiadas. Si alguien esta interesado puede contactarme en el mai davidbvphoto@gmail.com
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  18. Me temo que los que clonan las palabras oficiales de que "estas son las únicas medidas que se pueden hacer" están muy equivocados y son corresponsables de la miseria a la que estamos llegando.
    Hoy el BCE ha prestado 580 billones a los bancos, y éstos han redepositado 300 en el BCE de vuelta. ¿Véis a qué juegan? ¿O es difícil de entender la realidad?
    Están exprimiéndonos y las consecuencias las estamos pagando los de siempre.

    ResponderEliminar
  19. Hola Vicente,

    No sabia de la existencia de este blog y gracias a Meneame lo he conocido. Me alegra muchísimo leer esta reflexión de alguien que sufre, como profesional, las consecuencias de esta vuelta al medievo en la que nos han metido. Muchas gracias por tu reflexión. Ojala no hubieses tenido que escribir estas líneas, pero, visto lo visto, por mi parte haré difusión de tus palabras. Ahora sólo queda esperar que la gente despierte y salga a la calle a exigir lo que, por derecho, nos merecemos.
    Por cierto, celebro leer algo referente a la conciliación de la vida familiar. Eso no nos lo dirán los políticos (bien, exactamente no nos lo dirán los medios de comunicación voceros de sus mensajes), pero la mayor reforma del sistema educativo seria una reforma laboral y social, que permitiese a los padres tener el tiempo de educar a sus hijos. Por supuesto, al poder no le interesa. Nos prefieren sumisos, lelos y obedientes, para podernos dominar y explotar.
    Muchos ánimos y fuerza para poder continuar desempeñando tu trabajo satisfactoriamente.

    ResponderEliminar
  20. Soy el de antes. Sólo un apunte, para el Dr Marchal: Con todos mis respetos, eso que comenta de que debemos hacer un esfuerzo y de que es mejor no verlos mucho porque trabajas que verlo todo el día porque no lo haces, y que nos debemos sentir afortunados por tener trabajo, esforzarnos y esperar tiempos mejores para exigir mejoras, es exactamente el discurso que, los que mandan de todo este cotarro, quieren que nos creamos y difundamos. Eso les permite hacer con nosotros lo que les de la gana. Por supuesto, no puedo estar mas en desacuerdo con usted. Las crisis (el significado de la palabra es "cambio") permiten modificar las situaciones a partir de las cuales se crean. Y, lo siento, pero pienso es ahora el mejor momento para exigir y conseguir una sociedad mucho mas justa, con menos desigualdades y con mas valores.
    Sólo un apunte para terminar: Entre el blanco (trabajar mucho) y el negro (no trabajar nada) hay toda una gama de grises que usted no contempla (los que mandan tampoco, por supuesto). Le animo a, al menos, considerarlos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. No es difícil imaginar que quien REALMENTE manda hoy en dia (bancos y otros que ni conocemos ni conoceremos) obtiene dinero de otras fuentes. A saber, tráfico de armas/drogas, inversiones en guerras... así que si ésta gente obtiene beneficios de que se mate a otra gente es obvio que las lágrimas de nuestra sociedad se la resbalan completamente.

    Estamos gobernados por criminales. Estamos jodidos.

    ResponderEliminar
  22. A Dr. Marchal,

    No se equivoque. Esta crisis no tiene nada que ver ni con la deuda, ni con la competitividad ni con los mercados. Esta crisis es una crisis energética. Somos demasiadas personitas con un consumo insostenible y el planeta no da para más. Ese dogma económico insostenible del capitalismo cíclico esta vez no funcionará, ya que no volverá a haber crecimiento, éste va ligado a los recursos materiales (comodities) y el planeta ya no da para más. Hemos cruzado ya la línea y lo peor es que para cuando nos demos cuenta de eso no habrá tiempo de deshacer el desastre.

    ResponderEliminar
  23. El trabajo de esos economistas es hacer que parezca necesario lo que es intolerable.

    ResponderEliminar
  24. Yo estoy parado desde agosto y entiendo perfectamente lo que es la angustia y la ansiedad, además de no poder combatirla fácilmente y que pueda acabar en una depresión. Como anteriormente ya me vi en ese último caso durante dos años esta vez he sabido cómo no volver a caer, pero para muchas personas será la primera vez que entren en "el pozo" sin haberse dado cuenta. Superada la treintena y haber tenido que volver a casa de mis padres... lamentable.

    ResponderEliminar
  25. Estoy de acuerdo. Estoy viviendo esa situación en mi propia familia. Los dos casos mujeres. Los dos casos responsabilidad laboral y familiar. Llevando la empresa y la familia y por supuesto el salario menor que los que tienen incluso menos responsabilidades

    ResponderEliminar
  26. Gracias a todos por los comentarios

    ResponderEliminar
  27. Vicente nuestras consultas son el mejor balcón a nuestra sociedad. Una sociedad enferma que en vez de plantearse una catarsis profunda de que nos trajo hasta aquí es manejada por el dinero con una impunidad obscena destrozando la vida y sobre todo el futuro de la mayoría de sus individuos.

    ResponderEliminar
  28. Pacientes aterrorizadas pensando que su jefe tiene derecho a llamar al medico de cabecera para conocer el diagnostico de una baja

    ResponderEliminar
  29. En esta época,más que nunca,

    necesitamos héroes. ¿queda alguno?

    Hace 70 años los hubo a millares. Hace 40 los hubo a decenas.

    Hoy ... existe uno: buscarlo en el diccionario.

    ResponderEliminar
  30. Me ha encantado la entrada quizá porque le has puesto cara de mujer. Yo tiendo a fijarme en las que no se quejan nunca,que son muchas, y uno conoce que tienen sobrados motivos. Las admiro profundamente. He pensando tantas veces, en esas mujeres que entran en mi consulta, con trabajos más duros que yo, peor remunerados, pero que además, tienen a sus mayores enfermos , a veces a los dos, a veces también a los suegros. Pienso al mirarlas tantas veces, cómo harán para en medio de todo eso, jugar con sus niños, o celebrar una fiesta... Y gracias a ellas todo sigue, como si nada grave estuviera ocurriendo.
    Con sus pequeños salarios, que de pronto se convierten en imprescindibles, porque alguien se ha quedado sin empleo. Antes había una esperanza de que algún día, todo mejoraría; ahora cunde la desolación, porque está en el ambiente que ésto es demoledor, sin posibilidad más que de aceptar y aguantar, casi lo que sea...

    ResponderEliminar
  31. Esto viene pasando muchos años, por eso las mujeres hemos tenido menos hijos de los que quisiéramos. A mí me ha llamado por teléfono a mi propia casa un inspector de educación (soy profesora de instituto) para ver si era verdad que estaba de baja por amenaza de aborto después de varios años de atravesar carreteras. No se identificó, me preguntó los síntomas, me sentí humillada, lloré varios días. Ningún director me ha facilitado nada del horario, más bien al contrario. Estamos atrapadas en un mundo hecho por mujeres y hombres, pero para hombres.

    ResponderEliminar
  32. Ejem, ni mucho ni muy poco señores. Tener un trabajo e hijos será terrible, pero peor sería no tener trabajo y tener hijos, a ver como les iban a mantener entonces...

    Las cosas han sido así desde hace siglos, no entiendo por qué de repente todos nos ponemos tan fatalistas y nos rasgamos las vestiduras. Cada pocas décadas tenemos una crisis, y siempre se dice que es lo peor y el fin del mundo.

    Lo que hace falta es mejorar la actitud y ser más positivos. Quejándonos y culpando a todos no vamos a arreglar nada. ¿lo saben verdad?

    ResponderEliminar
  33. En España está mal visto un embarazo y ser madre y está poco protegido, sobre todo para aquellas que lo quieren ser en solitario o que son muy jóvenes... Hay una insensibilidad general.
    Es duro irse al trabajo y dejar un bebé de cuatro meses, o de 10 o un niño de dos años en una guardería porque no hay otra. Y rezando que no enferme.
    No olvidemos que nosotras tenemos derecho a un trabajo remunerado fuera de casa (porque en casa siempre hay trabajo)y que podemos aportar mucho a la sociedad, además de los hijos.

    ResponderEliminar
  34. Buenas noches,
    El otro dia hoy algo que nunca hubiera deseado oir,como un jefe se interesa por la vida personal de una persona( espectativas familiares)antes de decidir si puede optar a un puesto de trabajo.Para mi es deprimente que una mujer tenga que depender de si tiene o va a tener hijos para poder optar a un puesto de trabajo.Pero esa es la realidad de nuestra sociedad.Luego la gente se pregunta porque vivimos con tanta angustia.....

    ResponderEliminar
  35. ¡Cómo me siento identificada!.Soy enfermera,con dos niñas,trabajo en cuidados intensivos.No quiero quitarle tiempo ni calidad de ese tiempo a mis hijas,cantidad sin calidad no es lo mismo...y desde luego me supone un gran esfuerzo,acaba con mis energías y sí...muchas veces tengo ganas de llorar,ultimamente lo hago con frecuencia,estoy harta de intentar ser una supermujer y fingir que los turnos,las tragedias,el día a día de mi familia,los estudios de mis hijas no me agotan...me agotan y ahora no me cuesta llorar,no me cuesta mostrar mis sentimientos delante de otras personas,trás hacerlo me siento más relajada.¡Nadie debe de avergonzarse del cansancio que supone nuestra vida y no por ello,al menos yo,soy afortunada,tengo trabajo,mi marido tambien,dos hijas sanas,pero es igual,el cansancio está ahí y está ahí porque no somos superwoman aunque a veces lo intentemos,somos mujeres de carne y hueso con cargas añadidas,pero con grandes valores...¡ánimo!.

    ResponderEliminar
  36. A anónimo:

    Con consignas no se saca adelante un país, una familia, ni nada de nada. Insisto en que no hay fórmulas mágicas. Sólo el esfuerzo y el sacrificio personal y colectivo nos va a sacar del hoyo donde tanto consignero y demagogo barato nos ha metido.
    Para su información no soy élite de nada, sólo soy el hijo de un trabajador que gracias a esas consignas capitalistas como usted las llama, he conseguido ir sacando oposiciones y pruebas que sólo son producto del esfuerzo y sacrificio de muchos años de trabajo y estudio, partiendo siempre desde la misma línea que el resto, sin ventajas, y hoy además mal pagado (como cualquier colega Médico compañero mío podría confirmarle)y esa es la educación que enseñaron desde niño, nada de lo que tengo es regalado sino conseguido como digo con años de duro esfuerzo (sólo de estudios universitarios y de posgrado son más de diez y eso, como tantos otros compañeros, trabajando y estudiando a la vez) así que no me venga con rollos socialistoides de lo que cuesta salir adelante en la vida.
    No existe otra fómula por mucho que os empeñeis los que quizás busqueis "rutas alternativas al esfuerzo".
    Insisto, las consignas y demagogias de tres al cuarto no nos van a dar de comer, aquí no hay más cera que la que arde.

    Te dejo también uma cita que dice bastante:

    Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.

    Santiago Ramón y Cajal

    Saludos cordiales...

    ResponderEliminar