miércoles, 28 de mayo de 2014

Las desaparecidas


De la multitud de tuits que cada día nos llegan a los usuarios habituales de Twitter, los relacionados con chicas desaparecidas son tremendamente desasosegantes para mí. Y lamentablemente, en los últimos meses son cada vez más frecuentes. Me llegan a través de retuits de personas que sigo y cada imagen, cada posible historia que la acompaña, me producen escalofríos.
Lamentablemente no sé el final de los mismos. Puede que muchos se resuelvan en días sin mayor trascendencia, pero pienso en los padres, en la familia y amigos de aquellas jóvenes que continúen desaparecidas y no se tenga la menor noticia, indicio o certeza de lo ocurrido. Y lamentablemente, eso ocurre. 
No puede haber mayor angustia que pensar que una hija, hermana o familiar de amigos tuyos, sufran el calvario, pensar que han podido ser atrapadas por el "mal" - en su forma más terrenal - de la "trata de blancas", eufemismo que esconde la explotación, violación y posible asesinato de las víctimas a cargo de otros seres humanos. Ese comportamiento de bestias sanguinarias que solo puede hacer otro ser humano. 
Deseo de todo corazón, que las chicas que aquí muestro, desaparecidas este mes de mayo en nuestro país, aparezcan sanas y salvas. Y que ellas, y sus familias, puedan seguir con normalidad esta vida de alegrías y sobresaltos, pero ninguno, ninguno, como el que una persona querida desaparezca sin dejar rastro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada