lunes, 13 de febrero de 2017

10 años de El Supositorio



El día 13 de febrero de 2007 publiqué la primera entrada de este blog. Estaba dedicado a la telitromicina, un macrólido que presentaba notables efectos adversos. ¿Quién se acuerda de la telitromicina?

El tiempo pasa a ritmo fijo en nuestra historia personal; la percepción del mismo se modifica según nuestro estado de ánimo o las circunstancias que marcan los hechos vitales de nuestra biografía. En el 2007 no había muchos blogs, empezar uno fue motivo de satisfacción y lo hice con mucha ilusión y ganas (en ese momento tenía tiempo, tenía una fractura luxación de hombro). Los primeros años fueron de una gran efervescencia en el uso y creación de blogs, supusieron un gran cambio en el acceso a la información y a la opinión de muchas personas. Al releer y ver entradas que ni recordaba, veo el trabajo y el tiempo que he dedicado a ello. Y no me arrepiento, siempre lo he hecho con gusto.

Abrir tus pensamientos e ideas a la exposición pública supone siempre un riesgo pero también una ventaja. He conocido a muchas más personas interesantes y creado nuevas amistades y afinidades a través del blog que en otras facetas de las relaciones humanas.

A lo largo de estos 10 años he opinado sobre la actualidad sanitaria, he comentado artículos relevantes para la práctica médica desde una perspectiva independiente y crítica, he contado viajes y experiencias, he escrito relatos inventados.... Me siento orgulloso de la participación en movimientos que supusieron una novedad y una apuesta arriesgada como 6 minutos, Gripe y Calma, #NoSinEvidencia y otros más. He manifestado en público mis creencias y descreencias, sin afán exhibicionista (aunque siempre hay vanidad cuando nos mostramos sin tapujos ante la sociedad) sino para apoyar, a veces, causas perdidas o minoritarias.

Diez años después no tengo la misma efervescencia. En los últimos meses he volcado más intervenciones públicas que realizar textos de creación directa. Me dejo llevar, no me siento obligado ni coaccionado por mi mismo para hacer otra cosa. Un blog es una creación tuya y debe ir al ritmo que tú desees. Así lo vivo mientras desee hacerlo.

Gracias a todas las personas que han dedicado tiempo de su vida a leer o escuchar lo que en él está volcado. Solo por eso es motivo de agradecimiento. Si a alguien le ha servido profesional o personalmente, me siento aún más satisfecho. ¿El futuro? No lo sé.

Un abrazo a todos

14 comentarios:

  1. Los que no somos médicos también hemos aprendido mucho, y hemos compartido temas muy sugerentes. Como pacientes tuyos hemos tenido una segunda razón para disfrutar y estar orgullosos de serlo. Gracias. Un abrazo y MUCHA SUERTE!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí y Enhorabuena

    PD : de la telitromicina no me acuerdo, pues ahora estamos en la azitromicina

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena Vicente!
    Personalmente veo en ti a un maestro y en El Supositorio a una fuente de inspiración. Ambos, en su día, me animasteis a escribir otro Medi-blog que, si bien difiere bastante en el estilo y contenido, bebió de vuestra fuente.

    Mis felicitaciones desde El Parte de Confirmación!. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Vicente, muchas gracias por tu trabajo y dedicación. Incluso por tu vanidad bien canalizada (otros somos tan vanidosos que ni nos exponemos al contraste público). Hemos aprendido mucho de ti y seguiremos aprendiendo porque seguro que, por un medio u otro, seguirás en la brecha. No es necesario que te vuelvas a luxar nada.... Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Mis mayores felicitaciones por este aniversario Vicente. Algunas de las cosas que comentas las vivimos juntos con un colectivo en aquellos momentos..."entusiasmador",la "blogosfera sanitaria"
    Entiendo, yo tb lo padezco, el desencanto que a veces agobia y hace creer un sinsentido lo que hacemos...pero te pido: SIGUE,eres un referente, alguien que fué,es y será IMPRESCINDIBLE. Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestro apoyo. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me sumo a los comentarios anteriores: Felicidades Vicente maestro, y gracias por todo.
    Una sugerencia: en la medida que sea posible, continua alimentando con tu creatividad este blog que cuenta con una tanta riqueza adquirida de difusion y contenido

    ResponderEliminar
  8. Diez años, que mayores... Claro que tienes derecho a que tus ritmos de creación los marque tu deseo. Pero esperemos que, de vez en cuando, te dejes caer por aquí, quizás menos veces, pero seguro que más maduro por reflexivo o más intenso por emocional.
    Como creo que sabes mantengo mi propio blog Rincon Docente MFyC, mucho más humilde y que arranqué en 2009 alimentado por vuestro ejemplo. En los últimos años he pasado por largas épocas de vacío por falta de tiempo y energía. Justo hoy cuando estoy preparando una nueva entrada tras muchos meses son hacerlo leo tu entrada de despedida.
    Pues perdona amigo: no se acepta la despedida definitiva, siga usted apareciendo por aquí. Estaremos esperando

    Luis Lozano

    ResponderEliminar
  9. Felicidades Vicente. Te conocí hace poco virtualmente, luego físicamente. Doy gracias por haberte encontrado. Salud!

    ResponderEliminar
  10. Gracias de todo corazón por tu generosidad, por compartir tu conocimiento, por tu lucha en beneficio de una práctica médica más honesta, responsable, respetuosa, científica y universal, gracias por todo. Comprendo tu desánimo, el esfuerzo que requiere tu dedicación al blog, y es cierto, hay momentos en los que parece que todo cuesta más de la cuenta, pero creo que te has hecho necesario y referente para muchos, por eso... piénsalo un poquito y no lo dejes. Si podemos ayudarte, a tu disposición. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tu excelente trabajo, Vicente. Sé por experiencia lo costoso que resulta mantener una dedicación tan importante al blog, tanto desde el punto de vista profesional como personal, la cantidad de horas y tiempo empleados, renuncias e incluso sacrificios...
    Te animo a que, en la medida en que te sea posible, sigas haciéndonos partícipes de tus inquietudes, tus consejos y tus (enormes) conocimientos. Siempre estaremos aquí.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar