sábado, 26 de abril de 2014

Los "milagros" en Medicina

Durante este fin de semana, todos los medios de comunicación se ven inundados de las noticias relativas a las canonizaciones de dos papas: Juan XXIII y Juan Pablo II. Que una religión quiera honrar a sus personas más señeras parece lógico y natural - el "culto a la personalidad" es inherente a las ideologías y fes basadas en las creencias y en la adhesión inquebrantable sin atisbo de crítica -, pero que toda la parafernalia festiva, peregrinación de fieles y la asistencia piadosa de representantes de estados aconfesionales se base en "milagros médicos", roza el esperpento y el ataque a la lógica y a la razón. Pero ¿qué podemos esperar de una religión?

Nombrar a una persona "santa" supone acercarla a la divinidad, es decir a la capacidad de realizar actos de un poder antinatural: sanar sin explicación, resucitar de entre los muertos - de forma literal, no figurada - todas esas cosas que los creyentes aceptan sin entender y asumen como ciertas por efecto de su adhesión a la religión. Que una persona cure de alguna enfermedad solo por haber pensado, soñado o quizás, sufrido alguna alucinación visual y auditiva de que un Papa le daba ánimos y esperanza en la curación, supone un milagro para la Iglesia Católica.

"Capitani fue operada en Nápoles el 30 de octubre de 1965, pero el 14 de mayo del año siguiente su estómago se perforó, provocando una grave hemorragia. El sacerdote le impartió la extremaunción. “Cuando parecía que ya quedaba poco, ella y yo - recuerda Adele - empezamos a rezar una novena y pusimos una reliquia del Papa Juan XXIII sobre la fístula”. Según contó Capitani en la memoria, “mientras estaba dormitando percibí una mano rozándome la herida y una voz que me llamaba desde atrás: ‘¡sor Caterina!’... vi de pie, al lado de la cama, al Santo Padre con un rostro muy bello y sonriente. Me dijo: ‘Caterina: han rezado tanto, tú y tus hermanas. ¡Me arrancaron del corazón este milagro! Ahora estás bien. Toca el timbre, llama a tus compañeras que están en la capilla rezando y una que otra se ha quedado dormida. Que te pongan el termómetro si no confían, pero tú no tienes fiebre. Estás sanada’”. Sor Adele recuerda cómo el timbre de la moribunda empezó a sonar como loco y cómo ella y las otras se precipitaron  a su habitación y la vieron parada en la cama gritando: ‘¡estoy bien, estoy bien!’. “Nosotros pensamos que estaba alucinando. Pidió comida, ya que llevaba 12 días sin ingerir nada porque tenía el estómago lacerado”. La fístula estaba cerrada, “(El doctor) Giuseppe Zanini -cuenta Adele- sacudía la cabeza y dijo: ‘Esta monja es medio rara’. Confundido, dejó la habitación”. Zanini redactó el reporte sobre una curación que no tenía explicación científica".
Desde luego, la curación espontánea de una hemorragia digestiva es más que posible. Un paciente crítico presenta, en numerosas ocasiones, trastornos alucinatorios. Al leer este relato, el milagro fue la buena suerte de la paciente en la época en que no había ni cimetidina, ranitidina u omeprazol. 



La única información que se puede leer y escuchar es aquella que describe simplemente, en un tono de completa credulidad, el relato de los protagonistas. La desaparición brusca y definitiva de los síntomas parkinsonianos de una paciente tras 5 días de supresión de la medicación y la escritura dificultosa del nombre del papa Juan Pablo II es algo claramente inesperado. La enferma presentaba un parkinsonismo muy evolucionado a los 46 años, de una duración de unos 10 años. Con tales datos, no parece que ninguna explicación racional aparezca. Si es así, ¿por qué no permitir la lectura completa de los documentos médicos, tratamientos, pruebas realizadas, curso evolutivo, etc, para que pudieran ser revaluados?
Pero, la rigidez y los temblores de esa monja de 36 años ¿eran la enfermedad de Parkinson? Hoy en día, el diagnóstico no se realiza exclusivamente por la clínica de un paciente. En aquellos casos dudosos o atípicos, las nuevas formas de evaluación de la vía dopaminérgica como el Ioflupano I131 apoyan o descartan la enfermedad.
La versión actual del "levántate y anda" es el llamado trastorno de conversión. Como vemos en el vídeo, la hermana Marie Simon está estupendamente. Cualquier explicación es válida menos que la sustancia nigra se cargue milagrosamente de dopamina
El oscurantismo sobre algo de lo que deberían presumir: una curación milagrosa, es contradictorio. Si realmente las leyes biológicas se han roto de una manera inexplicable, si hay alguna posibilidad de que un conjunto de monjas rezando intensivamente consigan que su dios modifique el cuerpo humano y lo sane, deberían abrir los archivos y todo su material para que los no creyentes lo conociéramos. A lo mejor, conseguían unos cuantos nuevos adeptos.

3.- Floribeth Mora Díaz, milagro atribuido a Juan Pablo II


La paciente lo explica bien: aneurisma sangrante, buena evolución, desaparición del aneurisma. ¿Es ésto posible? Si, mediante una trombosis espontánea del aneurisma. Realmente, no es muy difícil encontrar casos similares: .

Cuánto nos gustaría a los médicos, cada día en cada persona, sin rezos ni adhesiones a religiones, que las personas que sufren enfermedades y mueren tuvieran una intervención "divina" que les paliara el sufrimiento y alejara la muerte. 

La ciencia avanza lentamente, todavía no es capaz de "curar muchas enfermedades", como mucho reducir el sufrimiento de las personas y retrasar la llegada de muerte. Aún así, ahora, con dioses o sin dioses, se ha conseguido - a pesar de la rémora histórica negativa de la religión católica en Occidente - avanzar hasta grados de bienestar y curación no conocidos previamente por la humanidad. Y a pesar de esto, todos debemos saber que moriremos y que no habrá medicina o milagros de santos que lo evite. Es nuestro destino biológico. Y el que crea en "otra vida", mejor para él, porque de la muerte en ésta nadie le va a salvar. 

8 comentarios:

  1. Llamándose Floribeth y con un papa polaco de por medio, todo es posible.
    https://www.youtube.com/watch?v=m3YfhRKzp88

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja. Muy bueno. No me acordaba yo de este personaje.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Siempre que se habla de milagros...me quedo con la impresión de que la investigación se suspende, se oculta o se considera innecesaria...y para mí, debiera ser todo lo contrario! Debieran agotarse todas las posibilidades. No quedar ninguna dando vueltas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El desconocimiento no es misterio.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estimado Vicente: Los Milagros, aunque excepcionales,existen. Te lo digo con propiedad pues fui testigo excepcional de uno en concreto en una persona no creyente, familiar mio, le desapareció instantaneamente un angioma congénito facial durante la visita a un Santuario. NI sugestión ni nada, pues no era creyente esa persona....hasta ese dia.
    La Oficina Médica de Lourdes tiene infinidad de curaciones inexplicables y milagrosas, pero sólo unas pocas después de un minucioso estudio del comité médico (especialistas en la patologia curada) son consideradas curaciones milagrosas. Dios está ahí para curar o para llevarse al enfermo con él, aunque la mente humana no entienda ese Misterio,pero es así y aunque sea dificil de comprender para personas que estamos todos los dias rodeados de enfermedad. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto tu visión pero no la comparto.
      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Muchos angiomas faciales desaparecen espontáneamente. Mi (breve) experiencia en medicina me ha hecho ver que la mayoría de veces ocurran "cosas" que no entendemos. También respeto la visión de cada uno, pero me parece que tan injusto es achacar milagros a curaciones espontáneas como castigos divinos a la aparición de una dolencia o enfermedad.

      El ser humano, a lo largo de su historio ha intentado explicar su realidad con su (corto) entendimiento en un momento histórico determinado. Los griegos crearon un sistema de dioses para explicar fenómenos puramente naturales. El Antiguo y el Nuevo testamento encasillaban a personas con enfermedades psiquiátricas y neurológicas como "endemoniados". Sin ir más lejos la infección por VIH se etiquetó como castigo divino a determinados colectivos hace menos de 30 años. Otro ejemplo cercano: https://www.youtube.com/watch?v=59E0rdd_JYU

      Cada uno puede creer lo que quiera. Yo igual que no veo un castigo divino en la enfermedad (ni lo veía cuando era creyente), no veo milagros en curaciones "que no entiendo".

      Eliminar
    3. Totalmente de acuerdo contigo.
      Un cordial saludo

      Eliminar